El fantástico tributo a Metallica en Málaga, de la mano de ‘Scream. Inc’

Scream INC arrasó Málaga con su particular tributo a Metallica

Por Rubén Pareja Ramírez

Son casi las nueve y media de la noche. Mario se encarga de aparcar a unos metros de la Sala La Trinchera, situada en el Polígono La Estrella, que es donde espera el espectáculo. Mientras buscábamos aparcamiento antes, pasamos por el Auditorio Municipal. Está lleno de gente esperando para entrar al concierto de OT, que también se celebraba en ese momento.

Cuando salimos del coche, mientras vamos hacia La Trinchera, escuchamos una especie de disparos. ¿Qué es eso? Luego se escucha un estruendoso clamor de gente, que deja bien claro que viene del Auditorio. Música, voces… Todo aquello emana de allí y se escucha perfectamente desde donde estamos. Mientras, en la puerta de este local, la gente hace cola, con camisetas, peinados y, por lo general, estilo rockero. Y es el adecuado. Estamos a punto de ver actuar a Scream. Inc, una banda nacida en Kiev que, desde el 2008, rinde tributo a Metallica. En mayo comenzó su gira mundial y, antes de Málaga, ha estado en Murcia y Sevilla. Yo, en cambio, no he escogido el atuendo adecuado, al llevar un polo rojo. Algunos han bromeado diciéndome que “el concierto de Los Beatles empieza después de este”…

Mientras estamos en la cola, nos da por mirar cuánto valdrían ahora las entradas para OT. A estas alturas, las pocas que hay disponibles valen menos de siete euros. La verdad, muchos de los concursantes de la nueva edición de este famoso programa tienen suficiente talento. Pero no podemos equiparar a unos artistas comerciales, que un programa de TVE ha traído a la fama hace dos días, con un tributo a una legendaria banda de metal, a pesar de toda la gente que ahora mismo hay en el Auditorio. Y a pesar también de lo grande que es este acontecimiento, dieciséis años después del que tuvo lugar en 2002, con la primera edición.

Cuando se va a dar un concierto, por favor, eso sí, hay que ser puntuales. Casi dos horas tuvimos que andar esperando a que llegase Scream. Inc. Menos mal que antes ha llegado, como teloneros, un grupo llamado Konvexo, porque la gente ya empezaba a impacientarse. El interior de La Trinchera está llenísimo, aunque, en su mayoría, de personas de mediana edad. Este grupo malagueño, tal y como informa en su página de Facebook, en 2014 dejó de versionar a Metallica para hacer sus propias canciones, que fueron con las que nos hicieron matar el gusanillo. Actuaciones así son fantásticas, que dejan claro además el talento que tiene este grupo.

A la hora, aproximadamente, llegó Scream. Inc. Con Maxim Rozkrut a la guitarra y a la voz (qué incómodo tiene que ser situarla tan debajo de la cintura); Andrei Lutyi a la percusión; Mikhail Rubanov en los solos de guitarra y Taras Tarpenko a los bajos, tuvimos casi dos horas de auténtico espectáculo.

El grupo inició el recital con ‘Creeping Death’, como actualmente hace Metallica en sus conciertos. La voz de Maxim encaja a la perfección con la del cantante original, James Hetfield. Los temas que nos traían, además de ser suculentos, no se pueden pasar por alto:, ya que son clásicos de cada concierto de la banda americana: ‘Harvester of Sorrow’, ‘Master of Puppets’, ‘The Unforgiven’, ‘One’… La aventura, entre las letras y los riffs de las canciones, hacían de esto una auténtica pasada, aunque uno se sentía cansado después de cierto rato quieto y de pie.

Tras el mítico ‘Enter Sandman’, que es el tema con el que en los noventa Metallica abría sus recitales, Maxim nos decía que la próxima canción tenía “simplemente tres palabras: Seek and Destroy“. Este mítico y largo tema, como Hetfield llama, “de la familia de Metallica”, que pertenece a su primer álbum, ‘Kill’ em all’, parecía ser el último tema del espectáculo. Pero, para eso estábamos nosotros, que presionamos por otro tema más. El grupo regresaba, pues, y Maxim preguntaba que quién estaba tomando cerveza, a lo que muchos de los asistentes levantamos nuestras manos. Entonces, él dijo que bien, pero que mejor disfrutarlo tomando… ¡Whisky! Así, tocaron Whisky in the jar, otro de los populares temas de la banda. Tras él, tocaba de verdad despedirse, aunque esperemos que no sea para siempre. ¡Hay que regresar a Málaga pronto, chicos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here