El fin del Internet sin fronteras: La unión Europea aprueba el Artículo 13 | Nostromo Magazine
Inicio Pablo Mata El fin del Internet sin fronteras: La unión Europea aprueba el Artículo 13

El fin del Internet sin fronteras: La unión Europea aprueba el Artículo 13

por Pablo Mata Gámez

La UE ha aprobado la directiva que modifica los derechos de autor a nivel comunitario con 348 votos a favor, 274 en contra y 36 abstenciones. Pese a que la ley en conjunto es bien recibida tiene algunos puntos conflictivos

Artículo 13 (17 en el texto final): La mayor preocupación del internauta promedio es ver peligrar la cultura del meme que se ha instaurado tan fuertemente y no deja títere con cabeza, abarcando todo ámbito posible. La UE no ha querido poner en su contra a la enorme comunidad que lo utiliza y se supone que el susodicho está exento de infligir las normativas de copyright, según la nota de prensa emitida por el organismo, que cita textualmente: “[…] dejando claro que en todas partes de Europa se permite explícitamente el uso de obras existentes con fines de citación, crítica, revisión, caricatura y parodia. Esto significa que los ´memes´ y las creaciones de parodias similares se pueden utilizar libremente”.

Sin embargo las plataformas (como Facebook, Twitter, Instagram, Youtube…) estarán obligadas a implementar filtros de copyright a los archivos que se suban en ellas. Haciéndolas responsables de los contenidos con derechos de autor que no tengan los permisos necesarios, por tanto las plataformas serán las que pagarán las multas por estas infracciones. A pesar de que algunas empresas han invertido grandes cantidades en ellos, estos sistemas de filtrado siguen cometiendo falsos positivos (es decir marcando contenido como que inflige la normativa cuando no lo hace). Las empresas encrudecerán las medidas para evitar tener que pagar las multas por lo que, al final, pese a que los memes estén supuestamente libres de derechos de autor nos encontraremos con bastante contenido que será bloqueado automáticamente.

Por otra parte no todas las compañías tienen estos filtros desarrollados, lo que dará más  poder a las grandes multinacionales frente a pequeñas empresas. En resumen, habrá un gran filtro que cancelará mucho contenido “por si acaso” y será el usuario quien tendrá que encargarse de demostrar a las plataformas que se equivocan para que desbloqueen su contenido. Provocando la desaparición en las redes del contenido de todo aquel internauta que no tenga el tiempo o la dedicación para reportar todos los casos de falsos positivos.

Otro artículo conflictivo es el número 11 (15 en el texto final), que hace que cualquiera que use fragmentos de contenido periodístico online debe tener licencia del editor. Provocando el mismo resultado con la comunicación de noticias que con el contenido multimedia; pues si las plataformas no adquieren las licencias para publicar esos artículos deberán evitar que sean publicadas por sus usuarios, porque de nuevo pagan ellas. Todo esto acaba derivando en más censura; esta vez en un terreno de vital importancia en la red actualmente como son las noticias falsas o bulos y el desmentirlas. Además este tipo de proyecto ya se intentó en España y Alemania sin éxito alguno; esta normativa está inspirada en el canon AEDE de España, el cual provocó el cierre de Google News España. Con esta perspectiva Google incluso amenazó en su momento con quitar su servicio de noticias del buscador.

No hace falta leer entre líneas para ver la definición de censura en esta propuesta con claras trabas a la libertad de expresión. Desaparece pues el concepto de internet como herramienta libre de intercambio de información e ideas y llega el internet con fronteras y aduanas que escrutarán todo contenido. Y así lo testifican más de 70 arquitectos de internet en una carta abierta y más de cien asociaciones europeas (entre las que se encuentran entidades sin ánimo de lucro como Wikipedia) a través de la campaña #SaveYourInternet.

Que no os engañen video o noticias con claros titulares de clickbait (reconocibles, entre otras cosas, por llevar mayúsculas y exclamaciones de más y sobre-exagerar el contenido) clamando que Google o Youtube os mienten. Las empresas miran sin duda por sus intereses, pero estas normativas que la UE ha aprobado no benefician al usuario. Pese a que ha habido protestas en Alemania con 150.000 asistentes, campañas y recogida de firmas por toda Europa, no han servido para nada. Vemos que el parlamento europeo vuelve a ser el campo de batalla de lobbys como el de los derechos de autor. Y como de costumbre a los únicos a los que no se les está dando voz y voto es a los consumidores y pequeños creadores de contenido, quienes van a salir más perjudicados.

Los artículos conflictivos estuvieron cerca de ser suprimidos, pues antes de la votación de la directiva completa se consultó si votar o no las enmiendas; lo que podría haber quitado los dos artículos de la ley final, sin embargo esto no sucedió por tan solo 5 votos.

Los países tienen dos años para desarrollar una normativa en sus legislaciones nacionales. Así pues veremos el desarrollo de todo esto en un periodo relativamente corto.

Últimas Publicaciones