Crítica de ‘Eliminado: Dark Web’

Esta secuela tiene buenas intenciones e ideas a lo 'Black Mirror', pero está muy desaprovechada.
Cartel de 'Eliminado: Dark Web' / filmaffinity.com

En 2015 se estrenó Eliminado, uno de los filmes menos ambiciosos de la compañía de terror Blumhouse. Ahora, tres años después, han vuelto a apostar por ella, repitiendo el mismo esquema que en su primera entrega.

En Eliminado: Dark Web se cuenta la historia de un veinteañero que encuentra archivos escondidos en la memoria caché de su nuevo ordenador, lo que le lleva al fondo de la Dark Web. Al igual que en la primera entrega, este thriller de terror ocurre en tiempo real a través de la pantalla del ordenador.

La cinta, dirigida por el debutante Stephen Susco, intenta crear tensión, pero no tiene la frescura de su predecesora. Sin embargo, lo que la hace especial es su visión sombría de la humanidad y de la tecnología, así como algunas imágenes e ideas inquietantes que resultan muy creíbles.

Eliminado: Dark Web está mal concebida, pero su idea y ejecución es muy consistente y estimulante, con un tema potente que te hace estar pegado durante los 90 minutos en la butaca pese a saber que su calidad es cuestionable.

 

Valoración: 2,5/5

Lo mejor: Su idea y algunas reflexiones a lo Black Mirror

Lo peor: Que sus ideas interesantes no saben explotarse lo suficiente

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Novedades semanales.