La flor muerta del algodón - Nostromo Magazine - Literatura
Inicio Crítica literaria El dolor no es lo peor

El dolor no es lo peor

por Mario Guerrero

La poesía es un baúl que recoge todos los temas, así como los sentimientos y las experiencias de quien la escribe. La flor muerta del algodón (editorial en el mar, 2020) es un poemario con el dolor como núcleo que se expande hacia otras vertientes. Escrito por Nerea Rojas (Cenes de la Vega, 1999), esta obra se divide en tres partes (Génesis, Medicalización y Maternidad) y explora la fuerza de la mujer y el dolor como cambio de la vida, pero no como final. El dolor como prolongación de la existencia. Dolor, dolor. Dolor.

La primera parte se llama Génesis y aunque los poemas concentrados en sus páginas no tienen voces bíblicas sí invocan milagros. Rojas evoca la Comala de Rulfo y emprende una búsqueda más allá del dolor, lo que hay dentro de él y a sus lados. La narradora de los poemas se hace preguntas y explora la memoria. El dolor se convierte en un lenguaje, en una forma de expresión que se adhiere a la piel y se escribe por sí sola.

Portada libro ‘La flor del algodón’ / eldiario.es

Los verbos de Rojas siguen esas palabras para dibujar la forma del dolor, su origen y su apoteosis. El dolor procede de la familia y del pasado. Es una herencia que pasa generación tras generación entre las mujeres. La figura de la mujer a lo largo de los años desemboca (pero no concluye) en la narradora de estos poemas, por eso la autora analiza qué es ser mujer, su significado y lo que conlleva.

El cuerpo también se prolonga a través de las generaciones. La flor muerta del algodón es la génesis de ese dolor que encuentra su espacio en el cuerpo femenino. Sin embargo, «el dolor no es lo peor», dice uno de los poemas. Su génesis y su fin se enfrentan en un mismo espacio cuando entran en juego el aparato reproductor y la maternidad. Al final, ¿elegimos el dolor o viene de fábrica? ¿De qué nos curamos? ¿Del dolor o de la vida?

Este poemario son desgarros y arañazos en forma de versos. Si tuviera que destacar un rasgo de él sería la madurez de los poemas. La mano que lo escribe padece el mundo exterior y también sufre en su interior. Es un libro con cuerpo de mujer que se desangra y cuyos poemas están conectados por un cordón umbilical que bombea alimento.

Últimas Publicaciones