Paco Limón y Julio César Sánchez: "Hemos hecho un montaje dinámico para que la gente salga del cine entusiasmada" | Nostromo Magazine
Inicio Cine Paco Limón y Julio César Sánchez: «Hemos hecho un montaje dinámico para que la gente salga del cine entusiasmada»

Paco Limón y Julio César Sánchez: «Hemos hecho un montaje dinámico para que la gente salga del cine entusiasmada»

por Jorge Caracuel Suero

El próximo 13 de diciembre llega por fin a las salas Sesión Salvaje, documental dirigido por Paco Limón y Julio César Sánchez que sirve como homenaje al cine de bajo presupuesto que se hizo entre finales de los 60 hasta principios de los 80. El documental cuenta con la presencia de algunos actores y directores de aquel cine, como Simón Andreu o Mariano Ozores, así como contemporáneos de la talla de Nacho Vigalondo y Paco Cabezas. Con motivo de su estreno, hemos charlado con los directores y con Javier Albarrán, encargado de la banda sonora, para que nos cuenten más detalles del proyecto.

¿Cómo surge la idea de Sesión Salvaje?

Julio: La idea surge, en mi caso, desde que vi Pánico en el Transiveriano por la tele a escondidas con mis primos por la noche. Ese es el germen y, hace diez años, pensé en este proyecto, que era un homenaje a este tipo de cine que, entonces, no se le había hecho mucho caso, aunque hoy en día tampoco se le hace demasiado caso, y lo moví por productoras y demás y nos surgió. Hace cuatro años se lo propuse a Paco y decidimos lanzarnos a la aventura y empezar a hacer entrevistas y así hasta hoy.

Paco: Nuestros referentes son los documentales estos que salieron hace una década o un poco más. Lo que queríamos era trasladar esta situación al cine español, que tiene un cine muy particular y personal, ya que por ejemplo el cine quinqui solo existe en España. Lo que buscábamos era poder transmitir tanto a la gente de nuestra quinta como a las nuevas generaciones el amor que nosotros teníamos por ese tipo de cine. También surgía de una necesidad de conocer a estos autores. A algunos de ellos ya los conocía porque habíamos trabajado juntos, como Javier Aguirre o Esperanza Roy. Unos nos presentaban a otros y, entonces, la cosa fue creciendo más y más.

¿Cómo ha sido el proceso de las entrevistas? ¿Cuánto habéis tardado?

Paco: Se hizo en un periodo de tiempo relativamente corto, ya que unos nos presentaban a los otros. Teníamos como 24 entrevistas, más de 40 horas de grabación, con lo que había que poner orden a aquello. Nosotros teníamos muy claro la historia que queríamos contar desde el principio. Luego, gracias a los entrevistados, la película iba creando su voz propia.

Julio: Las dos generaciones, tanto la actual como la anterior, tienen su propia voz, y eso se ha plasmado en el documental. En el documental no hay una voz en off, ya que realmente son ellos dos hablando y parece que están en una habitación hablando unos con otros. Buscábamos que mantenieran una conversación.

Paco: Las entrevistas se hicieron en dos fases. Primero, en una ronda larga de entrevistas, y luego una segunda. La primera entrevista se hizo hace cuatro años y luego se hizo una después y ya está. Es una película muy viva. Nosotros íbamos con una idea, pero la propia película, los propios entrevistados y la naturaleza de que de algunas no nos dieran los derechos ha hecho que la cinta siga un camino diferente.

La película la habéis dirigido los dos, pero el montaje lo ha realizado Paco. ¿Cómo os habéis organizado para tomar las decisiones acerca del montaje final?

Paco: El montaje lo he realizado yo con una supervisión permanente de Julio.

Julio: Toda la estructura de la película, que es el guion, está escaletado entre los dos. Paco se encargaba de la parte puramente técnica.

Paco: Muchas cosas se han movido, porque lo que queríamos era hacer como una especie de narrativa cronológica y, aunque muchas cosas se podían hablar a posteriori, tenían que ir en su momento. Hemos tenido que quitar muchísimo material y dejar cosas muy interesantes fuera por razones de montaje y por temas legales, como por ejemplo Coto de caza.

Supongo que os habrá traído muchos quebraderos de cabeza ver qué montabais y qué dejabais fuera

Paco: Julio hacía una selección, luego yo hacía otra y ya la íbamos puliendo luego. Aunque hay muchas frases increíbles y lapidarias, lo hemos tenido que sacrificar a favor de un montaje que buscaba un ritmo trepidante. Teníamos unas imágenes de archivo de las películas que eran impresionantes, así que hacer un montaje dinámico iba a provocar que la gente saliera del cine entusiasmada.

¿Pensáis que es importante que la generación más joven vaya a ver este documental para que conozcan este cine?

Paco: Totalmente. Para nosotros, esta película es una nostalgia y una celebración y, para la gente que no lo conoce, van a flipar. Ese es nuestro objetivo.

Julio: Las secuencias y las imágenes están buscadas de tal manera para que sean las mejores. Es una celebración.

¿Qué pensáis de que Netflix va comiendo cada vez más terreno a las formas más tradicionales de exhibir cine?

Julio: Hay gente que necesita ir al cine para ver películas, pero otras no. Yo no creo que Netflix sea algo positivo ni negativo. Solamente es un cambio de modelo.

Paco: Yo soy de ver las películas en el cine. Pero luego la realidad es que muchas de las grandes películas que he descubierto las he visto en televisión o en el videoclub. El modelo Netflix es bien válido para mucha gente.

Quiero centrarme ahora en la música de la película y que Javier nos cuente todo el proceso como encargado de la música de la película

Javi: me dieron una libertad total. Nos conocemos de toda la vida. Yo vivía fuera de España y Paco me propuso el concepto de la película. Visualicé el concepto de la canción principal y luego ya la trabajé. El hilo conductor es la evocación a las distintas épocas y a las diferentes circunstancias que se van transformando. He hecho la producción de las canciones como si fuera de esa época, utilizando el estéreo de esa época. La canción El fuego corre por mis venas tiene hasta pistas de palmas. Yo hago todas las voces. Salieron 15 temas y varias versiones del tema principal, una con órgano de iglesia y otra de piano. La banda sonora tiene su propia esencia y su propia vida.

¿Tenéis los tres proyectos juntos o por separado?

Paco: Tenemos un par de proyectos que queremos poner en marcha pero de los que no podemos desvelar nada. Sin embargo, lo que sí podemos decir es que está directamente relacionado con Sesión Salvaje. Tenemos proyectos tanto de documental como de ficción, tanto juntos como separados.

¿Por qué el público tiene que ir el 13 de diciembre a ver Sesión Salvaje a los cines?

Julio: Primero, porque el público se lo va a pasar de puta madre. Va a ver un documental súper ameno, súper divertido que, o bien le va a recordar una época que ha vivido pero sin caer en nostalgias babosas., o va a descubrir un cine que le va a emocionar o le va a sorprender. Nosotros partimos con ventaja. Nosotros sabemos que es un cine alucinante y hemos cogido lo mejor de ese cine alucinante, hemos contactado con los protagonistas de ese cine y hemos cogido a los que hacen el nuevo género en España y nos han hablado de cómo ese cine les influyó a ellos. Es una película divertida, amena y muy potente visualmente. Cuando estuvimos en el Festival de Sitges, nos dijeron que era la película más transgresora del festival de ese año.

Paco: Si el espectador que va a ver Sesión Salvaje es un espectador al que le gusta el cine y que es un poco inquieto, se lo va a pasar muy bien y va a descubrir cosas nuevas.

Últimas Publicaciones