Florecer hacia dentro

'Papá nos quiere' es una mirada al pasado, a la infancia, esa patria donde se presupone que se es feliz, para rebelarse, desahogarse, vomitar los recuerdos y sacar todo el pus de la herida.
papá nos quiere

Uno de los diez mandamientos reza que debe honrarse al padre y a la madre, pero eso resulta difícil para la narradora y protagonista de Papá nos quiere (Caballo de Troya) después de una infancia traumática bajo su yugo. Esta novela es una mirada al pasado, a la infancia, esa patria donde se presupone que se es feliz, para rebelarse, desahogarse, vomitar los recuerdos y sacar todo el pus de la herida. Expone la violencia que puede haber en un hogar cuando quien debe protegerte no lo hace y, además, te ataca y agrede psicológicamente. En el caso de la narradora, esto ocurre en el seno de una familia de un catolicismo férreo y donde los secretos deben pudrirse entre cuatro paredes.

La Bella Julieta desayuno

«Vas a matar a tu padre», escucha constantemente la narradora de la primera novela de Leticia G. Domínguez (Madrid, 1987). Se lo dice su madre porque hace madrugar a su padre para llevarla a la estación para que ella pueda ir a la universidad. A estudiar una carrera que ha elegido por ellos, por cierto. Ahora es una adulta que desea perdonar a quien fue de niña y romper con la sacralización de la familia, de la suya, que ha sido un foco de infección y maldad. Se ha independizado y acude a un terapeuta que le ayuda a cerrar los episodios de carencias emocionales y de atención y maltrato a los que estuvo sometida.

Durante toda su vida, sus padres le han negado el derecho a divertirse y se ha preguntado por qué lo divertido siempre da tanto miedo. Ha crecido bajo prohibiciones, limitaciones y miedos fomentados por la religión que la han atenazado, impidiéndole ser niña, adolescente, joven, mujer y persona. Todo ello mientras intenta comprender y sobrevivir a un padre al que se le da muy bien mentir pero que luego castiga a sus hijas si lo hacen y reza para resarcirse. Por otra parte, está su madre, a quien corroe una envidia y un temor al qué dirán que transmite a sus hijas. De hecho, el terapeuta le dice a la narradora: «Te odias y te torturas porque es lo que han ido escribiendo en ti desde el nacimiento, cuando eras como un papel en blanco».

Sus padres buscan la perfección. Ellos le han enseñado la medida de todas las cosas, por eso cree que todo lo que tiene y sale de ella es malo y merece ser castigado. Cuando era una niña, obedecer las normas y estar callada terminaron convirtiéndose en su chaleco antibalas. Y llegó a pensar que era adoptada, ya que no se reconocía en el cuerpo de su madre, en esa persona que ella creía que podía, o debía, darle amor. Así creció, refugiándose en los libros viejos de su abuela, en los sueños que compartía con su hermana y, sobre todo, floreciendo hacia dentro. Ahora, de adulta y rompiendo el lazo con ellos, le toca reconstruir todo aquello que le destruyeron: reconstruirse a sí misma. 

La narradora escucha que papá las quiere, a ella y a su hermana, pero ante los hechos decide romper con la creencia atávica de que quien bien te quiere te hará llorar. Papá nos quiere es una obra magistral, un psicoanálisis crudo y doloroso que se ha convertido en una de mis lecturas favoritas. Es una tragedia que se narra con tantos detalles y escenas que consigue atrapar la atención del lector, aunque a veces, ante tanta violencia, este tiene que apartar la mirada. Hay muchos párrafos y frases que son lúcidas y deslumbrantes para una protagonista que se retrotrae a su pasado y habla desde su yo de niña para expresar aquello que sentía, los anhelos que tenía, los miedos que sufría o las palabras que callaba.

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Novedades semanales.

+ Artículos relacionados