Isla Lavanda: "Tocamos para que la gente vea de lo que somos capaces, no por ser mujeres, sino artistas” | Nostromo Magazine
Inicio Entrevistas Isla Lavanda: «Tocamos para que la gente vea de lo que somos capaces, no por ser mujeres, sino artistas”

Isla Lavanda: «Tocamos para que la gente vea de lo que somos capaces, no por ser mujeres, sino artistas”

por Lucía Monsalve

2020 aún no ha acabado y parece que aún tiene sorpresas. Lo que sí sabemos (de sobra) es que fue caldo de cultivo para dos acontecimientos: una pandemia mundial y el lanzamiento del nuevo single de Isla Lavanda: ‘Estoy hasta el coño’ (como nosotros de la pandemia).

Para colmo fue presentado en medio de una situación en la que la industria de la música no está pasando su mejor momento. Si hay algo a lo que nos tenemos que aferrar estos días es a la música y a gente como ellas, que cada día lucha por este arte. Así que les preguntamos por la acogida del sencillo.

“La verdad es que lo han recibido muy bien dadas las circunstancias”, reconoce Robin. Según nos cuenta, ‘Estoy hasta el coño’ está dividida en dos partes. “Por un lado, vuelve otra vez a sacar todas las cosas de Paquita Salas que nos han representado durante el confinamiento, y por otro volvemos a mostrar ese lado más positivo de la banda”. Su mensaje es claro: reconocen la gravedad de la situación a la que se enfrentan, pero están dispuestaa a seguir adelante, cueste lo que cueste.

Si hay algo (o alguien) a quien le deben todo es a su público. “La gente nos escribía diciendo que le encantaban los guiños a la serie y que se sentían muy identificados con la canción. Para nosotras lograr hacer sentir eso a la gente es genial”, se sincera la frontwoman.

“Los principios de todo” fue el EP con el que se dieron a conocer y entraron en escena. ‘La barra’ acumula ya más de cinco mil visualizaciones. Es todo un himno, un mensaje para socializar y un mensaje para seguir adelante. ¿En qué se diferencia de ‘Estoy hasta el coño’ entonces?

Robin explica que ‘La barra’ habla de una relación que se acaba y en la que tienes una discusión interna donde te culpas de todo. “Al final lo que trata de transmitir es el ser capaz de evitar las relaciones tóxicas para que no te nublen, y representa un sitio al que puedes acudir cuando estás en un mal momento y en el que sabes que te esperará buena música y buenos amigos”, cuenta.

Por el contrario, parece que ‘Estoy hasta el coño’ es el polo opuesto. “No tiene ese factor de desamor. Es un grito a uno mismo para valorar lo que uno es y lo que puede llegar a ser”, explica la artista.

¿Letras a destacar? Todas, pero en concreto: “Lo que fui soy ahora por las cosas que he ganado”. Con más de 30 mil reproducciones en Spotify, su vínculo ha ido creciendo, a la vez que lo hacía su música. ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienen como banda y que ha forjado lo que son ahora?

Robin no tarda ni un segundo en contestar. “Lo que mejor recuerdo es dar un concierto antes del confinamiento y ver a la gente corear a gritos nuestras canciones. Sentí que iban a estar ahí hasta el final”, cuenta.

“Hay momentos malos claramente, pero siempre te quedas con los pequeños detalles que son los que marcan la diferencia. Una vez una persona nos escribió para decirnos que ‘La barra” le había ayudado con una ruptura, que gracias a ella pudo seguir adelante y ver las cosas diferentes: eso es un motivo para seguir con más ganas aún”. Definitivamente, las canciones de Isla Lavanda son como tiritas.

Hablemos ahora de igualdad. Isla Lavanda es una banda mayoritariamente femenina, algo que para muchos cuesta creer y reconocer su el mérito –que, por si no os habíais dado cuenta, derrochan por todos lados– en la industria por el mero hecho de ser mujeres. ¿Cómo ha sido su recorrido por la cultura?

Robin lo tiene claro. “En este tema hay dos cosas que suelen pasar y no las soporto”, cuenta. “Cuando las bandas son de chicas dicen: ‘A ver qué hacen estas’ y ya nos ponen en una balanza. Otra cosa que nos pasa es que asumen que estamos donde estamos por el mero hecho de ser mujer”, se lamenta. Y razón no le falta. Ojalá esa mentalidad cambie pronto.

Su mensaje es directo: “Es una lucha en la que de momento creo que nos queda camino por recorrer, pero vamos poco a poco; y lo más importante es seguir tocando para que la gente vea de lo que somos capaces, no por ser mujeres, sino por ser artistas”.

A simple vista podemos ver que Isla Lavanda es una banda que cuida estética de sus vídeos y la forma en la que presenta sus canciones. En un mundo en el que las redes sociales son donde más tiempo se pasa al día, les preguntamos acerca de la importancia de las mismas.

“Lo bueno de las redes sociales es la expansión. En cualquier momento conoces a un grupo de (por ejemplo) Barcelona y te gustaría colaborar o hacerles una entrevista. Fácil, les mandas un mensaje directo y listo”, explica Robin.

Bien es cierto que a simple vista todo son ventajas. “Otra de ellas es que te permiten un seguimiento intensivo de los artistas que te gustan, por lo que todo aquello que era inaccesible hace años ahora está al alcance de tu mano con un botón”, dice.

Ahora (y siempre) demos voz a la música, demos voz al sector en torno al que gira. A la cultura, al de los espectáculos. Hace poco más de dos semanas tuvo lugar la congregación del 17 de septiembre, por la que se pedía un poco de visibilidad a la cultura, en especial a la de la música, y el 30 de septiembre se hizo de forma online, donde a nivel nacional e internacional muchos lugares fueron bañados de rojo en señal de #AlertaRoja. ¿Qué piensa la banda acerca de esta protesta pacífica? ¿Funcionó?

“Creo que la primera vez la gente lo concibió como un berrinche porque les habían quitado los conciertos y los festivales”, opina Robin.” Ahora creo que con esta segunda vez la gente se ha podido informar y está empezando a darse cuenta de que no es sólo que nos quiten los conciertos y la música en directo, sino que hay gente que vivimos de ello. Es una llamada a todo un equipo que está detrás de este sector y no sólo quien se pone delante de un micrófono”.

Lo que sí está claro es que, tarde o temprano, el virus se irá y la industria se recuperará. ¿Lo mejor de todo esto? Que Isla Lavanda seguirá al pie del cañón con su pegadiza música y unas ganas locas de hacernos bailar y saltar.

¡No te pierdas cómo suenan!

Últimas Publicaciones