los-bridgerton

‘Los Bridgerton’: un salseo de otra época

Desde su estreno, Los Bridgerton se ha convertido en una de las sensaciones de la temporada. Y para sensación, con la que te quedas conforme vas visionando los capítulos, y es que resulta muy difícil parar de verla una vez que comienzas.

Ambientada en la Inglaterra de 1813, vemos principalmente los dimes y diretes de una familia de clase alta de la época, Los Bridgerton. La serie se centra en la hija mayor, Daphne, que se muestra en sociedad en la temporada de bodas, donde las jóvenes acomodadas compiten por encontrar marido.

Fotograma de ‘Los Bridgerton’ / FilmAffinity

Hay que destacar el personaje de Lady Whistledown, seudónimo que alguien utiliza para escribir un diario de cotilleos sobre las familias adineradas. Familias a las que pone de los nervios con sus chismes. A todo esto hay que sumarle la llegada del duque de Hastings, el soltero más deseado de la clase alta.

Esta serie, que se basa en las novelas de Julia Quinn y cuyo autor es Chris Van Dusen, destaca por muchos rasgos positivos que posee. Podríamos mencionar en primer lugar la gran química que existe entre los actores principales, Daphne y el duque de Hastings. Este hecho hace que te creas y te metas de lleno en la historia. 

Por otra parte, tanto los escenarios donde se producen las acciones como la banda sonora que acompaña a estas, resultan muy acordes con la época y la trama de la serie. Las reinterpretaciones de canciones actuales en violín en la banda sonora de Kris Bowers merecen ser destacadas.

Pero no todo iba a ser bueno, y es que los ocho capítulos de una hora de duración de los que consta la primera temporada de esta serie se centran sobre todo en los dos personajes principales mencionados anteriormente. A priori puede no parecer nada malo, sin embargo, cuando en la segunda temporada se vean obligados a darles más identidad a algunos de los personajes secundarios, quizás el interés se resienta al cambiar el foco de atención tan bruscamente.

La primera temporada de Los Bridgerton tiene un ritmo muy ágil, que no se detiene excesivamente en detalles, va directa al grano, y eso la hace muy agradable de ver. Ver el primero capítulo hará que quieras saber que ocurre en el segundo y así sucesivamente hasta que sin darte cuenta la hayas terminado.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.