saint-maud

‘Saint Maud’: Una atmósfera inquietante para una película que te dejará hipnotizado

A24 es uno de los mejores estudios de cine independiente que existen en la actualidad y ha demostrado en varias ocasiones que el cine de terror es uno de sus puntos fuertes. Tras la brillante Hereditary y la más que notable Midsommar, la productora nos ofrece con Saint Maud una pequeña delicatessen dirigida y escrita por la debutante Rose Glass y protagonizada por una Morfydd Clark que se entrega en cuerpo y alma al papel.

Saint Maud se centra en Maud, una joven enfermera que, tras un oscuro trauma, se vuelve devota de la fe cristiana. Cuando empieza a trabajar cuidando a Amanda, una bailarina jubilada enferma de cáncer, la fe de Maud le inspira la obsesiva convicción de que debe salvar el alma de su paciente de la condena eterna, sea cual sea el precio.

Crítica de 'Saint Maud', película de terror religioso para Navidad -  Libertad Digital - Cultura
Fotograma de ‘Saint Maud’ / FilmAffinity

Rose Glass ofrece en Saint Maud una reinvención del cine de terror, demostrando una vez más que el género está más vivo que nunca. El filme es un exquisito thriller psicológico y religioso que se inspira en clásicos de los años 70 aportando una visión completamente nueva y profundamente mística que explora la psicología de los personajes y los desgrana punto por punto.

Saint Maud es una película muy ambiciosa que relata lo mejor y lo peor del ser humano y cómo este es capaz de descender a los infiernos de una forma tan salvaje. Rose Glass busca con su debut aferrarse al realismo y a retratar cómo se comporta un alma atormentada en 84 minutos muy bien condensados que dan para poner multitud de asuntos encima de la mesa y que se vuelve cada vez más perturbadora, especialmente con la relación despiadada que las dos mujeres protagonistas mantienen con sus allegados.

Valoración: 4/5

Lo mejor: El estupendo trabajo interpretativo y físico de Morfydd Clark. También destaca por su capacidad de relatar tantos temas en tan poco tiempo

Lo peor: Que pase desapercibida y no se le dé la difusión que merece

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.