Entrevista TERESA BELLÓN y CÉSAR F. CALVILLO "Escribir COMEDIA es MUY COMPLICADO" | Nostromo Magazine
Inicio Andrés Cabello Entrevista a Teresa Bellón y César F. Calvillo: «Escribir comedia es muy complicado»

Entrevista a Teresa Bellón y César F. Calvillo: «Escribir comedia es muy complicado»

por Andrés Cabello

No todos los días se tiene la oportunidad de entrevistar a dos cortometrajistas de gran nivel como son Teresa Bellón y César F. Calvillo. Su última obra, Una noche con Juan Diego Botto, una comedia en formato corto que se encuentra entre las 15 finalistas para pasar a las nominaciones de los Premios Goya 2019, nos presenta a Botto parodiándose a el mismo como personaje y actor, en el que Cristina Soria tiene la oportunidad de conocerlo en una cita.

Tras ver el corto, muy divertido y ameno ¿Por qué se elige a Juan Diego Botto para que se parodie?

Antes de nada, nos alegramos mucho de que el corto te haya resultado divertido. Al final, cuando haces una comedia, el objetivo principal debería ser, al menos, divertir.
Juan Diego Botto es un actor que nos encanta y al que admiramos profundamente, como artista y como persona. Pero más allá, posee una imagen pública muy marcada como persona muy comprometida, solidaria e intelectual. Y de pronto se nos ocurrió jugar con esa percepción e intentar sacar ese lado cómico de Juan Diego Botto que nunca vemos. Pero existe, no hay más que ver el corto para descubrir que Juan tiene un gran sentido del humor, algo que creemos que va unido a la inteligencia.

¿Cómo surgió la idea de hacer este corto?

A veces, cuando estás trabajando en otra cosa, se te ocurre la idea “genial” para lo siguiente que vas a hacer. Puede que sea porque lo que estás haciendo no se está quedando como querías (suele suceder) y entonces te dices a ti mismo: “vale, lo siguiente sí que será bueno”. A lo mejor es sólo un mecanismo de autodefensa.

En todo caso, estábamos trabajando en uno de nuestros cortos anteriores y se nos ocurrió la idea de crear una serie de varios cortos en la que los actores/actrices se riesen de sí mismos, mezclando realidad y ficción (como ocurre en muchas series de comedia de EE.UU. que vemos y nos encantan). Pensamos en actores y actrices que tuviesen una imagen social muy marcada. Y, obviamente, Juan Diego Botto era perfecto. Además, Juan Diego Botto nos parecía tan inaccesible que nos empeñamos en sacar este proyecto adelante.

¿Contadnos alguna anécdota que ocurriera durante el rodaje?

Cuando Juan Diego Botto leyó el guion y nos dijo que haría el corto, también nos comentó que había “un par de cosas del texto en las que habría que trabajar”. Nos quedamos un poco preocupados, porque nuestros guiones están muy medidos y cualquier cambio podría afectar al conjunto. Poco después, Juan se fue a Estados Unidos a grabar la temporada 2 de “Buena Conducta”. Pasó un año entero hasta que por fin encontramos la fecha para el rodaje del corto.

Tres días antes, hicimos un ensayo. Nosotros no queríamos sacar el tema de las cosas del guion en las que había que trabajar, porque ya no había tiempo material para hacer cambios, así que empezamos a ensayar, pensando que a él se le habría olvidado, hasta que de pronto dijo: “Un momento… me gustaría tocar un par de cosas del guion”. Nosotros nos miramos sin saber qué decir y contestamos (con la boca pequeña e hiperventilando): “Claro Juan… cuéntanos”. Pensábamos que querría quitar parlamentos enteros, eliminar chistes… Pero solo quiso quitar dos frases puntuales, y además tenía toda la razón porque no aportaban nada.

¿Qué tiene Cristina Soria que hace que su interpretación sea brillante?

Cristina es una gran actriz, con una tremenda vis cómica y muchísima verdad. Nos encanta. Tiene una intuición para la comedia que no es fácil de encontrar en los actores/actrices y que a César y a mí nos parece que hace que esos intérpretes (como Cristina) sean “únicos”. Solo podemos decir cosas buenas de ella a nivel profesional y como persona, porque además de ser un talentazo, tiene una calidad humana excepcional. Nos sentimos muy afortunados porque confíe en nosotros y poder trabajar con ella.

¿Cómo os sentís después de que ‘Una noche con Juan Diego Botto’ haya sido preseleccionada para los Goya 2019?

Es una motivación increíble para continuar creando. Y nos hace sentir muy orgullosos, porque la comedia es un género que suele considerarse menor, pero nosotros creemos que escribir comedia es muy complicado, y estar entre los 15 cortos de ficción preseleccionados para los Goya es también una forma de legitimar lo que hacemos, de valorarnos. Estamos muy felices.

¿Qué es lo más difícil de codirigir un proyecto?

En nuestro caso, todo son ventajas. Hubo un momento en el que coescribir era muy complicado porque el choque de egos estaba todo el rato presente y además nosotros somos pareja, con lo que nuestra relación llegó incluso a peligrar. Pero ahora hemos alcanzado ese punto de equilibrio en el que nuestro criterio es muy similar y si se me ocurre algo y César cree que está bien, confío en ello, y al revés. Ahora todo son ventajas, es el doble de creatividad, de fuerza… Lo único malo es que cuando nos hundimos, es el doble de drama.

Por último, ¿cómo definiríais el corto en una palabra?

Mejor en dos palabras, comedia e incomodidad.

Últimas Publicaciones