Miquel Mars: "Nuestro trabajo es el conocerse a uno mismo" | Nostromo Magazine
Inicio David López Miquel Mars: «Nuestro trabajo es el conocerse a uno mismo»

Miquel Mars: «Nuestro trabajo es el conocerse a uno mismo»

por David López Córdoba

Miquel Mars es un actor la terreta que ama su trabajo. Tanto que cree que es fundamental la asignatura de teatro en cualquier escuela para ayudarnos a nosotros mismos. Tras aparecer en grandes series como Magi, Cuéntame o Velvet Collection, también ha tenido hueco en el teatro, donde comenzó su andadura en el mundo de la interpretación hasta llegar, incluso, a dedicarse a la cetrería. Hoy lo conocemos mejor.

¿Quién es Miquel Mars y cómo se define?

Pues Miquel Mars es un actor valenciano que tiene una familia numerosa formada por dos hermanos y una hermana con una madre que es ama de casa y empresaria y un padre empresario.

Has participado en una gran cantidad de obras teatrales, has puesto voz en off, has estado en series… ¿Qué te queda por hacer?

Pues un montón de cosas, porque realmente antes de dedicarme a esto estuve trabajando de cetrero, estudié forestales, y estuve cinco años trabajando con aves rapaces y a parte de ser actor he hecho de director de casting, productor, etc. y me quedan muchas cosas por hacer, que con la suerte de ser actor puede ir eligiendo lo que me apetece y baso mi elección de los proyectos en aquello que me parece a interesante o defiende unos principios éticos afines a lo que yo pienso.

A modo de curiosidad, ¿cómo comenzó en el mundo de la cetrería?

Pues surgió a raíz de los estudios en forestales. Lo estudié sabiendo que una de las prácticas las podía hacer en una empresa donde se adiestraban aves rapaces de todo tipo y cuando acabé de estudiar me ofrecieron seguir, donde estuve unos cinco o seis años.

A mediados de marzo anunciaste que serías protagonista de la sitcom Diumenge Paella ¿Qué nos puedes adelantar de tu personaje?

Pues se llama Josep, tiene 35 años y es pareja de un miembro de la familia, Sara, interpretado por Sandra Cervera, y vive en la casa. Es una sitcom muy parecida, por ejemplo, a Mordern Family, Friends o, incluso, Siete vidas. Este personaje vive en la casa aunque aún no forme parte directa de la familia.

Para mí, evidentemente, yo creo que cada una de mis compañeras dirá que su personaje es el más bueno o el más entrañable pero, personalmente, para mí lo es el personaje de Josep quien es un nexo de unión de todos los personajes durante toda la serie, ya que está en un montón de conflictos y es el perro amigo fiel de todos. Es el pobre, bueno, tonto que intenta ser el solucionador de los conflictos aunque los nervios y el miedo le pueden y, hay veces, que crea más conflictos sin quererlo.

Has estado en series como Cuéntame, Centro Médico o Velvet Collection, ¿cuál ha sido el papel que más se ha identificado contigo?

Quizás diría que en series Magi, que se rodó en Amazon Prime para Japón, dónde era un señor muy adinerado apasionado del arte a la vez que de la iglesia digamos. No me pilla muy de cerca lo de ser apasionado por la iglesia pero sí que me gustó el personaje ya que tiene un monólogo muy pegado a los protagonistas donde explica que la fe a la Iglesia es como lo que siente un artista en evolución con lo que quiere expresar con el arte.

¿Te ha ayudado el teatro a la hora de encarnar personajes para la gran pantalla? ¿Qué difrencias hay?

Digamos que hay muchas diferencias entre ambos, ya que en el teatro hay mucha técnica consistente en llegar hasta la última fila tanto en volumen como en expresión como en emoción. Sí que hay cierta diferencia de que en el obra de teatro el recorrido es todo cronológica y tienes que basarlo en el momento mientras que delante de la cámara no es así, a lo mejor en el primer día de rodaje ruedas tu última secuencia y a mitad ruedas la primera, entonces digamos que sí que se complementa el cine y el teatro a nivel audiovisual pero a la hora de grabar tienes que tener muy claro quién eres a pesar de que no haya un orden cronológico en el rodaje.

¿Te gusta alguno más que otro?

Pues cuando empecé en el audiovisual siempre decía que prefería el teatro, pero sí que es cierto que después de estos años centrándome más en el audiovisual están muy peleados, la verdad. Son apasionantes las dos vertientes y no podría elegir.

¿A la hora de interpretar tienes alguna manía para desprenderte de los personajes?

Hace un par de semanas estuve trabajando con unos compañeros actores y sí que les planteé que en las escuelas no nos enseñan el punto para aprender a dejar a los personajes. Cuando estamos trabajando no dejamos de recrear realmente una emoción que será más real cuanto mejor lo interpretes, al menos dentro de tus órganos. Cuando un director te dice: «Eso no es orgánico» te está diciendo que no lo estás sintiendo de verdad, entonces tú trabajo va a ser el sentir eso de verdad. Por lo que lo mismo que tardas un tiempo en recrear las emociones del personaje deberíamos volver a tardar un tiempo en volver a recrearnos a nosotros mismos intentando abandonar esas emociones que no son nuestras para encontrarnos a nosotros mismos.

¿Qué mensaje le darías a alguien que se quiera dedicar a este mundo?

Pues que tenga claro lo que es. Sí que es cierto que, a parte de animar a alguien o no a esto, siempre digo que debería estar en todas las escuelas de educación. Todas las escuelas de cualquier ambiente deberían de tener algo de teatro porque considero que nuestro trabajo es el conocerse a uno mismo, te permite desbloquearte de esos bloqueos que no te permiten ser tú mismo y evolucionar, tanto socialmente como mentalmente.

Luego, a una persona que se quiera dedicar a esto específicamente, ya que lo anterior era para en general, diría que no busquen la riqueza, porque el teatro no da mucho dinero, que no afronten esto desde el punto de la fama, sino que lo vivan como un trabajo y luchen por sus sueños. Sí que es cierto que en las escuelas nos enseñan a que esto es como un juego, el jugar a hacer teatro. Está muy bien el tener la libertad de jugar dentro del teatro pero no deja de ser un trabajo con una construcción y control corporal muy intenso, además de muchas horas de estudio de análisis.

Por último, un libro, una canción y una película.

Libro digo Salud de la botica del señor, de María Treben y también El secreto de los nocturnos de Sergio Villanueva. Después canción diría Razones de Bebe y El arado de Víctor Jara. Por último, película me quedo con José Luis Cuerda, Un tiempo después y Swiss Army Man de Dan Kwan y Daniel Scheinert.

Muchas gracias por todo Miquel.

Muchas gracias a ti, siempre que queráis aquí estoy.

Últimas Publicaciones