'Onward': Cuando Pixar no se pone demasiado emocional, la jugada le sale mal | Nostromo Magazine
Inicio Cine ‘Onward’: Cuando Pixar no se pone demasiado emocional, la jugada le sale mal

‘Onward’: Cuando Pixar no se pone demasiado emocional, la jugada le sale mal

por Jorge Caracuel Suero

Cuando se trata de ponerse emocional, no hay nadie mejor que Pixar para hacerlo. Lo ha demostrado en una infinidad de ocasiones, como pudo ser en Up, Del Revés (Inside Out), Coco o Toy Story 3. Sabe ir hasta lo más profundo del corazón y calar siempre. Sin embargo, cuando esta fórmula no es la protagonista, parece encasillarse en clichés y arquetipos que predominan en las cintas de animación de otras compañías, y esto es lo que desgraciadamente ocurre con Onward.

Dirigida por Dan Scanlon, responsable de Monstruos University, Onward se desarrolla en un mundo de fantasía suburbana donde dos hermanos elfos adolescentes se embarcan en una aventura en la que se proponen descubrir si existe aún algo de magia que les permita pasar un último día con su padre, que falleció cuando eran muy pequeños.

Resultado de imagen de onward

Por el argumento de Onward, podíamos pensar que esa parte emocional que tan bien sabe hacer Pixar estaría en la película, pero lo cierto es que solo muestra pequeñas pinceladas de esto para desarrollarlo en los últimos 20 minutos de metraje al primar los gags cómicos que resultan repetitivos e innecesarios. Cuesta reconocer en él un producto Pixar por esa falta de ambición y de querer ir más allá. En infinidad de ocasiones, son largometrajes animados hechos para adultos pero que también lo pueden ver niños y disfrutarlo a su antojo pese a que no capten el verdadero mensaje de la película; sin embargo, Onward es un producto solo recomendable para los pequeños de la casa.

Aunque su animación es, como siempre, impresionante, es cierto que su diseño de personajes no es del todo llamativo y no cuenta con esa sensación de belleza y de imágenes aparentemente reales a las que la compañía del flexo nos tiene acostumbrados. Quizá, por este motivo, se produzca también esa falta de conexión y de emoción, que genera una cinta plana y demasiado lineal que, por desgracia, recuerda a obras menores como El viaje de Arlo.

Es cada vez menos común que Pixar sorprenda con una pieza maestra como sí lo hacía en sus años dorados. Cada vez, el espíritu Disney lo ha absorbido más y el flexo se ha ido apagando poco a poco. Este año tenemos doble ración de Pixar ya que en verano llega Soul, una cinta que, a priori, tiene todos los ingredientes para emocionar y que está firmada por Pete Docter. ¿Funcionará o volverá a quedarse en el camino’?

Valoración: 2,5/5

Lo mejor: Poder disfrutarla en versión original con las voces de Tom Holland y de Chris Pratt

Lo peor: Que no haya prácticamente nada del espíritu Pixar reflejado en esta obra

Últimas Publicaciones