‘¡Qué suene la música!’, una comedia feel-good movie que no aporta mucho más

La cinta dirigida por Peter Cattaneo es estupenda si buscas una feel good movie, pero su tono y su simpleza hacen de ella una obra aburrida.
Fotograma de '¡Que suene la música! / FilmAffinity

En 1997, Peter Cattaneo debutó en la gran pantalla con Full Monty, comedia dramática que supuso todo un éxito de crítica y taquilla. Más de 20 años después, el director británico intenta aplicar una fórmula similar con ¡Que suene la música!, feel good movie sin pretensiones que es ideal para pasar un buen rato, pero que decide no arriesgar y quedarse en la simpleza más absoluta.

¡Que suene la música! se centra en un grupo de esposas de militares que deciden crear un coro en una base militar, surgiendo un círculo muy poderoso entre ellas. Gracias a la música y las risas lograrán transformar su vida e intentar dejar en un segundo plano el miedo que experimentan cada vez que sus maridos se embarcan en peligrosas misiones en Afganistán.

Crítica de '¡Que suene la música!'
Fotograma de ‘¡Que suene la música! / Filmaffinity

Lo nuevo de Peter Cattaneo es una cinta sin pretensiones, una comedia dramática con pinceladas de melodrama sentimental que no logra ser tan interesante como sugería su premisa. ¡Que suene la música! no ofrece nada nuevo que el espectador no haya visto ya antes, con una trama totalmente previsible y un final que se puede deducir sin haber visto el largometraje.

¡Que suene la música! adquiere un tono demasiado plano, lo que acaba traduciéndose en aburrimiento. Busca emocionar al espectador pero con un mensaje muy buenrollero, consiguiendo que la cinta no vaya a ninguna parte con muchos personajes y todos ellos muy poco desarrollados. Si buscas un largometraje con empoderamiento femenino y que transmita una energía positiva, ¡Que suene la música! es tu opción ideal, pero no pretendas encontrar nada novedoso ni profundo en ella.

Valoración: 2,5/5

Lo mejor: El dúo formado por Kristin Scott Thomas y Sharon Horgan. La escena final en el Royal Albert Hall está muy bien filmada

Lo peor: La poca profundidad que hay en ella

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Novedades semanales.