Una Hora musa muy especial | Nostromo Magazine
Inicio Música Una Hora musa muy especial

Una Hora musa muy especial

por Rubén Pareja Ramírez

La hora musa alcanzó anoche su undécimo programa. Tras más de dos meses de música cada semana prácticamente ininterrumpida -tan solo un martes no se emitió el programa durante este periodo, con motivo de la celebración del aniversario de Los conciertos de Radio 3-, al programa presentado por Maika Makovski ha acudido una gran multitud de artistas.

Muchos de los espectadores, de este modo, habrán deseado ver de nuevo -y, a ser posible, pronto- a muchos de ellos, que han sido tanto veteranos como jóvenes promesas o músicos con una trayectoria ciertamente consolidada. La variedad en estas doce entregas ha sido evidente, al igual que también lo ha podido ser que unos hayan podido ser mejores que otros.

Pues bien, el programa de anoche de La hora musa estuvo pensado para aquellos que quisieron ver otra vez a sus artistas favoritos. Comenzó con una vista cenital, al estilo del Google Earth de la terraza donde cada semana un grupo o vocalista en concreto puso la voz durante varios minutos. Allí nos esperaba, sorprendentemente, Maika Makovski, quien, en esta ocasión, no se encontraba en el plató. La mallorquina fue introduciendo a cada uno de los artistas que ya habían pasado por este lugar. Se trataba de un recopilatorio de temas inéditos, ya que en esta ocasión se pusieron temas que los invitados habian grabado, pero que no se llegaron a emitir en su momento. Estos contenidos, de todos modos, se publicaban cada semana en internet, pero, a pesar de todo, decidieron reunir todos los temas para la ocasión.

En primer lugar, llegó Tequila, con «Quiero besarte», un temazo fantástico para empezar el programa y un temazo también fantástico en general. Muy alegre y que incita al buen ánimo. A continuación, la banda interpretó «Necesito un trago», otro de sus clásicos temas, que poco lejos se queda del anterior.

Tras ellos, llegó Vega con «Sally». Durante un rato no nos pudimos quitar de la cabeza el «Todos preguntan por Sally», un estribillo de un buen elaborado tema. A esta artista le sucedió Diavlo, una genial banda de rock español que hizo su aparición por la terraza de La hora musa, y que volvió a deleitarnos con su tema «Paraíso».

Nuria Graham dio muestras, de nuevo, de su originalidad (corroborado también por la propia presentadora) con su tema «Cloud Fifteen». La artista barcelonesa, a sus 22 años, hace evidente su talento, con su estilo a la voz y a la guitarra.

Tras Nuria Graham, regresó un peculiar artista que hizo aparición la semana pasada, de la mano de Víctor Clares, quien, por cierto, apareció también durante unos instantes para protagonizar una especie de sketch con Makovski. Ellos bromeaban con alejarse a otra zona en la que hubiera Wi-Fi. Y esto se debía a «No tengo Wi-Fi», el título de uno de los temas de Putochinomaricón.

Sinceramente, este estilo de música plagado de autotune como el que Putochinomaricón interpreta no es mucho de mi agrado. Pero hay que reconocer que tiene su estilo y, en cierto modo, es divertido. Y, en comparación con otras cosas que se pueden escuchar por ahí, es preferible esto.

Tras el artista de Youtube, le tocaba el turno a Sierra, con «No eres increíble». Después, Brisa Fenoy interpretaría «Tres minutos», Aunque las influencias del reggaetón y del trap latino son evidentes en esta artista, el estilo de la algecireña se merece su reconocimiento, y más si en las letras de sus canciones se aprecian aspectos reivindicativos (como es el caso de «Lo malo»).

Chelsea Boots aterrizaría con «Dandelion Skins», un relajante y armonioso tema para encarar la recta final del programa. Miguel Poveda regresó, en esta ocasión, de noche en la terraza, para interpretar una adaptación de la «Carta a Regino Sanz de la Maza», de Lorca. Y, por último, la Hora musa recopilatoria la cerró el dúo Rufus T Firefly, con «Druyan and Sagan». La terraza se llenó de nuevo de psicodelia con estos geniales artistas, aunque servidor continúa pensando aún en «Loto».

De este undécimo programa de La hora musa me quedo con dos cosas. Una es que, ante tamaña variedad, la hora se pasó a un ritmo de vértigo. Y la segunda es que, si bien podríamos encontrarnos una especie de refrito, ojalá que todos los refritos musicales que ahora habrá que aguantar por estas fechas sean de este tipo. Porque los temas que tuvieron lugar en este programa podrían incluso superar a los de uno normal. De hecho, ya no tendremos más Hora musa hasta el año que viene, concretamente el 1 de enero, en el que se volverá a hacer un recopilatorio, en este caso del plató. Ahí podremos deleitarnos de nuevo con artistas como The Hellacopters, Vetusta Morla, o Bunbury, que bien dejaron su huella aquí.

Últimas Publicaciones