Bnet y su revolución | Nostromo Magazine
Inicio Actualidad Bnet y su revolución

Bnet y su revolución

por Flor Viva

A través de sus redes sociales, el freestyler madrileño Bnet anunció su retiro, al menos temporal, del circuito competitivo de estilo libre. Miles de fanáticos de la disciplina fueron golpeados con esta noticia, que llega pocos días antes de que se celebre la Freestyle Master Series Internacional, donde Bnet, como campeón de la liga española, asistiría a representar su bandera.

Pero lo más impactante no es esa baja previa a la instancia internacional de esta competencia. Lo que más inspira tristeza en los fanáticos es, sin duda, lo que este competidor ha generado en la escena. Su perfil disruptivo a partir de sus habilidades y su estilo siempre fue de la mano con una fuerte pertenencia a las plazas españolas y una perspectiva acerca del freestyle que no muchos competidores poseen, y que se revela fresca y acertada para una buena cantidad de MCs y público.

Bnet es uno de los freestylers españoles más avalados por el mundo del hip hop y del rap. Además de sus vínculos particulares con diferentes referentes de la escena de España, también es cierto que es un MC que trae consigo la identidad más pura del rap y la mantiene agarrada entre sus puños en cada batalla que le toca enfrentar. Esto lo convirtió (quizás involuntariamente) en un representante y un faro para un sector del público que tiende mucho más a valorar elementos provenientes de esta enorme cultura, así como también en un estandarte de un perfil más old school y nuevo a la vez, algo que también ha aportado a posicionarlo entre los mejores del mundo.

Su inserción al mundo del free, como la de muchos y muchas, fue a partir de cada vez más relevantes participaciones en competencias underground. Ya desde allí, su incesante oferta de contenido coherente y fuertemente arraigado a su forma de pensar acompañaba a un talento elevado en cuanto al manejo de bases instrumentales o beatbox. Además, se caracterizaba ya desde aquel momento por un profundo entendimiento de como construir rimas que completaban compases enteros regalándonos un abanico enorme de habilidades en cuanto a estructura, métrica, estética sonora, y -algo que se presenta como una de sus mayores virtudes- elocuencia argumental.

Quizás lo más revolucionario en cuanto a su presencia y su facilidad para arrasar con la escena fue su enfoque. Este enfoque, que se caracterizaba por priorizar un freestyle puro, con una gran escucha y respuesta, y con una manera aguerrida de demostrar su improvisación y dejarnos a todos boquiabiertos, le costó muchas críticas. En particular por parte de un público que venía moldeándose tras una escena de estilo libre que comenzaba a tender a premiar siempre las mismas habilidades. De alguna forma, ante un panorama que comenzaba a homogeneizar con demasiada firmeza ciertos parámetros y una enorme cantidad de perfiles de competidores, particularmente en el caso de España, Bnet llegó a romper todo. Se encontró, a partir de su versatilidad y su profunda influencia rapper a la hora de competir, como cabeza de una revolución que sacudió muchos avisperos y que comenzó una enorme cantidad de debates y discusiones tremendamente necesarias para un ámbito como el freestyle, que viene hace más de 5 años creciendo vertiginosa y exponencialmente.

Bnet | @carlosvelafoto

El año clave para su inserción en la élite fue el 2017, año en el cual el ojo internacional se posó sobre él cuando se enfrentó con el argentino Klan, que había viajado a España y decidió probarse en el underground ibérico. Aquel enfrentamiento y su resultado despertaron polémicas a ambas orillas del Atlántico, pero definitivamente no quedaba ninguna duda acerca del imponente talento del madrileño. Ese mismo año, en la instancia nacional de la competencia Supremacía, como abriendo los ojos al futuro, Bnet le escupió a Mark, su rival en cuartos de final, una predicción que llegaría a cumplirse: “Si voy yo a la Red Bull quedas en último puesto / Aprovecha bien el año que al siguiente me presento.”

Aquel 2018, aunque inicialmente quedó fuera de la Red Bull España al caer contra Hander, nos dejó una de sus mejores batallas, o al menos de las más punzantes en lo que demostraba para el público y la escena en general: su enfrentamiento con Akres, de la cual se viralizó inmensamente en el mundo del freestyle uno de sus minutos con motivo de su derroche de talento sobre el escenario de los dos toros.

De todas formas, la baja del MC Barón le abrió la puerta a la final nacional, en la que su recorrido a través de las diferentes instancias le permitió lucir su amplia lista de skills, entre las cuales resaltaron su adaptación a los formatos propuestos y su capacidad para crear destacables y ácidas construcciones líricas al momento. Campeonó de forma clara y contundente, y tuvo la oportunidad de viajar a la instancia internacional en Buenos Aires, Argentina, donde el público lo recibió con entusiasmo por su nivel y la compatibilidad de su estilo con algunas variantes encontradas frecuentemente en el país sudamericano. Allí, nuevamente, la revolución de Bnet golpeó fuerte. A pesar de perder contra el mexicano Aczino, en ese momento vigente campeón internacional, sus batallas generaron ovaciones impresionantes, y sus estrategias y habilidades lo mostraron absolutamente capaz de enfrentarse a cualquier tipo de rival y dejar su huella única en la élite del freestyle hispanohablante.

El destino quiso que en 2019 volviera a presentarse en las tablas de la Red Bull Internacional, esta vez en Madrid, su propia ciudad. A esta competencia ingresó para cubrir un cupo que había quedado libre por problemas de visado de uno de los participantes. Allí, en un Wiznik Center rebosante de fanáticos, se enfrentó a una selección de talentosos freestylers (el colombiano Carpediem, el puertorriqueño Yartzi y el costarricense SNK) con una altura y una autoridad tremendamente disfrutable, donde sus talentos brillaron ante una enorme cantidad de formatos y rounds. Al momento de la final, le tocó cruzarse con otro colombiano: Valles-T. Esta fue, posiblemente, una de las finales internacionales más parejas que haya visto la historia de Red Bull Batalla de los Gallos. Ambos exhibieron un agudo nivel y la batalla acabó con un Bnet como ganador, enunciando al final de la batalla y ante un extasiado estadio su frase más icónica hasta ese momento: “No te lo digo yo, te lo dice su ovación / Que yo entré como reserva y me fui como campeón.”

Por otra parte, su inserción en la Freestyle Master Series fue, también, de esos momentos inolvidables para la disciplina. Desde la primera batalla en la que compitió dentro de la liga marcó la cancha de manera muy clara, demostrando que su talento podía adatarse a cualquier formato por ser puro, auténtico y completo. Como comentó en varias entrevistas a lo largo de su joven carrera, fue un espacio que le brindó a través de sus formatos más extensos y regulares, la capacidad de abrirle la cabeza a una enorme porción del público de batallas de rap, que comenzó a interiorizarse en cosas que previamente no eran receptoras de tanto valor para muchas personas. También fue uno de los abanderados de que la agresividad y los ataques en el contexto de las batallas de freestyle deben contar con una raíz argumental fuerte, y que a partir de toda una compleja estructura que se sale del molde predeterminado pueden ser igual o más ácidos que un punchline clásico.

Aunque el primer año en el que participó en la liga no llegó a campeonarla al caer contra Chuty en esa icónica última fecha del campeonato, los momentos invaluables que dejó en aquella temporada, así como en la siguiente, han elevado la vara en cuanto no solamente al nivel de complejidad que puede alcanzarse en habilidades específicas, sino también han definitivamente roto un techo que ha influenciado a muchísimos competidores y competidoras alrededor del circuito under y mainstream del freestyle hispano. Demostró, así como hicieron otros freestylers en otros puntos del mapa, que la receta para ganar una batalla de gallos además de no ser siempre la misma, no existe. Sin importar donde se pose el juicio de la audiencia, cuál es la circunstancia, el jurado, las formas de evaluar a los participantes… el talento a tal grado de excelencia es una llave que puede abrirte puertas en todo el panorama.

Así, precisamente, fue como se hizo un lugar nuevamente en la batalla definitoria del campeonato en la última temporada de la Freestyle Master Series España, tras la cual consiguió campeonar ante un elenco de competidores mucho más variado que el año anterior y con nuevos desafíos como la falta de público y el año de pandemia que fue determinante en los resultados en competencias de todo tipo alrededor del mundo.

Luego de tan vertiginosa y veloz carrera, llena de victorias pero también portando a cuestas la presión indiscutible que le ha tocado vivir, Bnet ha comunicado su decisión de retirarse indefinidamente de las batallas de freestyle. No ha dejado de lado la posibilidad de competir en alguna que otra competencia a futuro, pero sus declaraciones fueron claras: “Es una decisión que lleva mucho tiempo en mi cabeza y que no he comunicado antes porque he meditado hasta último momento. Finalmente he tomado esta decisión porque ya no me siento a gusto compitiendo y siento que es hora de hacer otras cosas que me apetecen y llenan más.

Bnet nos ha abierto la puerta a muchas cosas: a disfrutar de su increíble talento, por una parte, pero también a prestar atención a muchas cuestiones que por lo apresuradamente que se mueve el crecimiento de la disciplina a veces pueden perdérsenos un poco. ¿Es todo crecimiento igual? ¿Da igual para donde apunte ese crecimiento? ¿Debemos exigirle a todos lo mismo? ¿Es necesario que el “nivel” de los mejores del mundo haga que deban portar los mismos estilos y las mismas habilidades?

El ambiente competitivo del etilo libre está hace algunos años atravesando un momento determinante para responder estas y otras preguntas más, y el madrileño Javier Bonet a.k.a. Bnet nos ha regalado muchas herramientas para empezar a construir algunas respuestas. El legado que deja luego de una corta carrera este MC es desproporcionado, y sin dudas sus seguidores y el público de batallas en general esperan poder seguir viéndolo desarrollando su talento ya sea en la música (algo que ha manifestado querer explorar, a su ritmo y gusto) o en el ámbito competitivo. La escena española e internacional lo echará de menos, sin lugar a dudas, y quizás ahora se empiece a dimensionar aún más la influencia que ha sido este joven español para el freestyle.

Foto de Portada: Bnet | The Urban Rooster

Últimas Publicaciones