Crítica de 50 sombras liberadas: por fin se acaba la saga adolescente más insoportable

Escrito por Jorge Caracuel Suero

La saga de «50 sombras» ha sido todo un fenómeno. Los libros fueron un rotundo éxito de ventas y, desde que se anunció su adaptación cinematográfica, los fans estaban deseosos por ver el resultado. Yo no me he leído los libros, pero espero que no sean igual de aburridos que sus películas.

Es algo inexplicable que esta saga tenga tanto éxito en la sociedad actual, una sociedad en contra del machismo y en la que cada vez el feminismo cobra más importancia. No nos engañemos: 50 sombras es de lo más machista que hay. El hombre es el que tiene todo el poder, mientras que la mujer pasa a un segundo plano y es completamente cosificada. Muestra los celos como algo positivo y estos valores son muy perjudiciales como para que se transmitan a todos aquellos que van a verla.

Resultado de imagen de 50 sombras liberadas

Foto: Fotogramas.es

Con esta saga ha pasado algo muy curioso: su primera entrega era ya mala de por sí, aburrida y con una falta de ritmo impresionante. Sin embargo, es, con creces, la mejor de la trilogía. Su segunda parte era insufrible y con unas escenas bastante ridículas. Aunque parecía imposible, la tercera es incluso más mala que la interior. Historia muy plana, sin ninguna novedad argumental y con giros dramáticos que para nada vienen a cuento.

«50 sombras liberadas» busca parecer más importante de lo que realmente es, presentándose como el clímax final cuando realmente es una sucesión de planos que parecen más propios de un videoclip que de un largometraje. En definitiva, un mal cierre para la que, probablemente, sea la peor trilogía de la historia del cine.

Valoración: 2/5

Lo mejor: Su banda sonora

Lo peor: El mensaje que pretende transmitir

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Novedades semanales.