Ni en la China, ni en la Siberia, ni en ningún lado hay nadie como Juan Luis Guerra

El cantautor dominicano y su excepcional orquesta llenaron de color todo el recinto malacitano, al que acudieron unas 9.000 personas

Segundo sold out de la temporada en Selvatic Fest, esta vez protagonizado por el incombustible Juan Luis Guerra (Santo Domingo, 1957). Pese a sus 67 años, cumplidos hace exactamente un mes, el brillante artista mantiene intacta la capacidad para mantener a su fanaticada al 100%, durante las dos horas aproximadas que dura el bolo.

Como si estuviéramos en la playa de Los Álamos, los visuals del equipo de Guerra evocaban un entorno paridisiaco y apaciguador, lo cual rompieron los trompetas y trombones para arrancar el show con Rosalía, La Travesía o Novicecita, clasicazos del uno de los reyes universales del ritmo latino. No le duró mucho su fular, marca personal, aunque la temperatura en la Costa del Sol anoche fuera especialmente agradable. Pero claro, uno entiende porque lo hizo tras desvelar todo un setlist que enloqueció a las masas.

Todos los allí presentes se subieron a la bicicleta de Guerra para recorrer el Niágara, corear el Frío, Frío ante la ausencia de Romeo Santos, otro icono de la isla caribeña, o gozarla haciendo Burbujas de amor mientras se tiraban una bachata sobre el césped del Selvatic.

Los años no pasan en balde, pero pocos artistas se atreven con un número tan largo; motivo de más por el que es normal que su inmejorable coro y la teclista de la orquesta entonaran varios de sus temas más conocidos, al son de todos los instrumentos. Del mismo modo, la sección de percusión también se marcó una mini jam session al más puro estilo dominicano, que poco más y le saca el corazón del pecho allí a más de uno.

Durante la segunda parte del concierto, Guerra, con su nuevo outfit, deleitó a su público con hits de la envergadura de: Visa para un sueño, Ojala que llueva café o A pedir su mano. Estos dos últimos fueron parte de un bis que se compuso por tres temas, poniéndole el lazo a una noche innolvidable con Bilirrubina, no antes de que los fans se lo pidieran al unísono en incontables ocasiones.

Una noche más, el Selvatic se erige como entorno referencia del panorama musical en la provincia de Málaga. Y es que esto no para, ya que la semana que viene visitaran el mismo recinto de la ciudad andaluza: Bomba Estéreo, Nicki Nicole, y el Dembow Fest. 

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Novedades semanales.

+ Artículos relacionados