El bebé jefazo: negocios de familia - Nostromo Magazine
Inicio Cine Crítica ‘El bebé jefazo: Negocios de familia’, una secuela que no cuenta con la frescura de la primera entrega

Crítica ‘El bebé jefazo: Negocios de familia’, una secuela que no cuenta con la frescura de la primera entrega

por Jorge Caracuel Suero

En 2017 se estrenó El bebé jefazo, un filme muy divertido con mucha frescura que se situaba entre lo mejor que Dreamwork había hecho recientemente. Tal fue su éxito que en 2018 se estrenó la serie El bebé jefazo: vuelta al curro, que seguía explorando el ingenio del filme original y que apuntaba a que tarde o temprano llegaría una secuela. El problema es que se ha explotado tanto el producto que esta segunda parte parece más bien una parodia con un humor que se ha llevado tan al extremo que ya no causa ninguna gracia.

En El bebé jefazo: Negocios de familia, los hermanos Templeton se han convertido en adultos y se han alejado el uno del otro, pero un nuevo jefe bebé con un enfoque de vanguardia está a punto de unirlos nuevamente e inspirar un nuevo negocio familiar.

Cartel ‘El bebé jefazo: negocios de familia’ / FilmAffinity

Esta secuela vuelve a contar bajo la dirección de Tom McGrath pero, al contrario de lo que pasaba en el filme original, El bebé jefazo: Negocios de familia no posee la gracia natural y la chispa que tenía la película de 2017. Ahora, nada es orgánico y divertido, sino que todas sus situaciones son excéntricas hasta decir basta y con un sentido del humor que agota.

La incoherencia de su narrativa y el universo torpe y poco interesante que construye la convierten en la peor secuela que ha ofrecido Dreamworks Animation desde su creación y es como un episodio alargado y malo de la serie de televisión El bebé jefazo: vuelta al curro. Lástima que uno de los productos más interesantes y fluidos que ofreció hace unos años Dreamworks haya degenerado de este modo.

Valoración: 2/5

Lo mejor: Es un producto que está hecho para entretener a los más pequeños de la casa y posiblemente consiga este propósito

Lo peor: Que la frescura de la primera aparte se haya convertido en un esperpento caótico cero cómico

Últimas Publicaciones