Diamante Negro: "Muchas veces veo las canciones como la expresión de un sufrimiento. El alargar en exceso una canción porque sí, es prolongar ese sufrimiento innecesariamente" | Nostromo Magazine
Inicio Adrián Gámiz Diamante Negro: «Muchas veces veo las canciones como la expresión de un sufrimiento. El alargar en exceso una canción porque sí, es prolongar ese sufrimiento innecesariamente»

Diamante Negro: «Muchas veces veo las canciones como la expresión de un sufrimiento. El alargar en exceso una canción porque sí, es prolongar ese sufrimiento innecesariamente»

por Adrián Gámiz

Diamante Negro no son precisamente la banda pop que esperas escuchar cuando oyes esta etiqueta en cualquier radiofórmula o medio convencional. Los chicos de Barcelona han conseguido fraguar un género en el que, sin salirse de este amplio rango musical, se conectan perfectamente con esa escena post punk tan ajetreada y que se siente en su hábitat en las pequeñas salas llenas bullicio y gente acalorada. 

En esta ocasión hablamos con Benoit (vocalista) y Pol (batería) de Diamante Negro acerca su nuevo EP «Cortes«, pasando también por la crisis del corona virus, el sonido de la banda o por qué son los macarras con corazón que puede que tu suegro sí quisiera para su hija. Una entrevista extensa en la que media el sentimiento, la transparencia y las ganas de contar algo al mundo. 

¿De dónde surge Diamante Negro? Ya sabemos que Benoit por ejemplo andaba en otros proyectos como Medalla, pero ¿y el resto de la agrupación? ¿Es vuestro primer grupo o teníais experiencia ya en este mundo?

Pol: Yo sí que tenía algún proyecto aparte, pero también estaba como justo en sus inicios. Soy de Sabadell y llevaba un tiempo tocando con colegas y haciendo temas y tal, pero ya fue en Barcelona donde empecé a juntarme con Lucas que estaba empezando el proyecto de Diamante Negro con Benoit y ahí empecé a entrar en su mundo. Vaya, yo fui el último en entrar, pero ellos se conocían de hace ya bastante y tenían ya en mente desde hace tiempo el formar un grupo. Que mejor te cuente Benoit. 

Benoit: Efectivamente, no lo había visto nunca de esta forma, pero sí. Es verdad que la unión con Pol se formó a raíz de Lucas. Necesitábamos un batería ya que estábamos un poco huérfanos en ese sentido e incluso le propuse a Lucas que tiráramos los dos del proyecto para adelante, pero me dijo que ni de coña (risas). 

¿A raíz de que os unierais los tres empezasteis a componer?

B: Más o menos, yo ya tenía algunas canciones que ya había compuesto a lo largo de los años pero que no había hecho nada con ellas. Lucas hacía tiempo que quería hacer un grupo, pero es que el cabrón no sabía ni tocar la guitarra cuando me lo dijo (risas). O sea, entró en Diamante Negro sin saber tocar y no lo digo como una deshonra sino al contrario, para premiar su esfuerzo y todo lo que ha conseguido en tan poco tiempo. 

Diamante Negro inmortalizados por @0051.201

¿Sois todos autodidactas? Es siempre como un tópico en las bandas de rock. 

P: Totalmente, los tres de hecho. 

B: Si bueno, mis padres son ambos profesores de guitarra en el conservatorio y aunque me duela en el corazón decirlo, creo que no han influido mucho en mi forma de tocar. Siempre que le preguntaba a mi madre algo me decía, ‘’ay que pereza’’ o ‘’estoy cansada’’, así que bueno, en ese sentido puedo decir que soy más autodidacta. 

¿Como ha afectado el coronavirus a la banda? ¿Ha jodido algunos planes a corto plazo que teníais? 

B: Nada tío, se los ha follado. Todo estaba planteado de otra manera. Dijimos, vamos a sacar un EP con un sello que nos acaba de fichar, vamos a tocar en un montón de sitios y de buenas a primeras, olvídate de todo eso. La mano en toda la cara. 

Claro porque para postre vuestro EP salió en mitad del confinamiento. 

B: Así es. De hecho, esto lo hablamos ya en su día y nos planteamos el atrasar el lanzamiento, pero no sé, al final no nos pareció que perjudicara al disco en sí. 

¿Habéis aprovechado este tiempo de standby para seguir haciendo cosas?

B: Que te diga Pol. 

P: El próximo disco que saquemos no viene exclusivamente de temas compuestos en la cuarentena. Si es verdad que han surgido ideas y hemos matizado cosas, pero ya teníamos canciones. De hecho, Benoit ya tenía bastantes cosas antes de confinarnos. 

Como he comentado, recientemente sacasteis vuestro segundo EP «Cortes». ¿Qué sonido esperabais encontrar con este o hacia donde queríais encaminarlo? ¿Pretendíais alguna evolución de sonido con respecto al primero?

P: Es un poco extraño o contraintuitivo porque las 4 canciones de Cortes son de hecho los primeros temas que compusimos como Diamante Negro. Estaban subidas a BandCamp y al principio tuvieron tanto apoyo en el ambiente de Barcelona por el que nos movíamos que decidimos sacarlos ahora. Entonces respondiendo a tu pregunta, lo que hicimos es adaptar estos temas que ya teníamos a la dinámica del primer EP ‘’Mercurio Retrogrado’’. 

Diamante Negro inmortalizados por @0051.201

¿Habéis notado el crecimiento de la banda con respecto a ‘’Mercurio Retrogrado’’? 

B: Para mí el salto en sí fue Mercurio Retrogrado. Fue lo primero de Diamante que estuvo en Spoti y encima nos lo sacó el sello de un amigo, que también descubrió a Pantocrator. A raíz de eso surgió un poco el ‘’boom’’. También el concierto de inauguración con Camellos, no sé. ‘’Cortes’’ es verdad que nos ha dado un salto muy heavy sobre todo en México y Latinoamérica porque nuestro sello tiene un promo muy fuerte allí. 

Tengo una anécdota muy graciosa. Una amiga mía colombiana me dijo, ‘’hostia, el otro día le mande a una colega de mi país una lista de canciones que me molaban y ella me respondió que estaba muy chula pero que solo conocía a un grupo de esa lista, Diamante Negro’’, y fue como ¿qué cojones? ¿qué está pasando? Y ya nos explicó que en Colombia se fijan mucho en la música que se escucha en México y que por lo visto allí estábamos sonando mucho. 

He leído por ahí en otra entrevista que decíais que Diamante Negro es sin duda una banda de directo. ¿Cómo se lleva el no poder haber defendido sobre el escenario las nuevas canciones que tenéis por la situación que estamos viviendo? 

P: Sí, es jodido. Nosotros veníamos del circuito de salas de Barcelona donde nos sentíamos súper cómodos y nos encantaba tocar. El estudio está muy bien, pero es sobre el escenario donde nos sentimos más libres y donde nos podemos expresar de manera humana. Ha sido extraño y difícil de afrontar, pero bueno, hay que adaptarse y estamos contentos con el lanzamiento del EP. No sirve de nada quejarse. 

Realmente ¿cómo veis todo este tema de los conciertos en directo con restricciones y estando sentados? Vosotros Diamante Negro que os caracterizáis por tener directos con pogos y donde precisamente no se escatima en el contacto entre los asistentes. ¿creéis que os daría bajona tocar de esa forma?

B: Si, quizás sí. En cualquier caso, como tenemos esa faceta de adaptabilidad y de jugar con la situación, podríamos hacer un directo de igual forma. A mi se me ha ido ocurriendo durante estos meses, que, si tocáramos en un ambiente como el que se está teniendo ahora, somos capaces de hacer un set super ‘’chill’’ como de otro rollo. Si tenemos que hacer a la gente puto llorar, pues lo hacemos. 

P: Es un poco frustrante que en otros sectores haya una libertad casi total y en la música haya unas restricciones tan bestias. No hablo ya de pogos, sino de que la gente fuera mínimamente responsable, pero bueno. 

¿Teníais o tenéis algún directo programado con estas acotaciones?

B: Bueno, se nos han propuesto cosas, pero hemos ido descartando. Por ejemplo, íbamos a tocar en Barcelona en una sala muy pequeñita así con mucho encanto cuando se llena, pero bueno al final también tenemos que mirar por el grupo y muchas veces las condiciones que se ofrecen no nos rentan. Tenemos muchas ganas de tocar, pero tampoco vamos a jodernos la ilusión por correr demasiado. 

Diamante Negro inmortalizados por @0051.201

Una de las preguntas que precisamente os quería hacer sobre este tema es, ¿Cómo sobrevive una banda emergente o más pequeña en estos tiempos del corona? Ya sabemos que las grandes bandas de la escena que suelen vivir de grandes giras, todavía tienen la bala de estos conciertos que venimos hablando, con restricciones y tal, pero ¿qué pasa con los grupos pequeños que suelen tocar en salas menores? 

P: Exacto, y más como está montado el panorama ahora, donde un grupo emergente la única opción que tiene de salir adelante es ir tocando en directo en pequeñas salas y creciendo poco a poco. En ese sentido las bandas más pequeñas lo tenemos difícil. 

B: Además que se basaban en conciertos pequeños en salas pequeñas donde una noche tocaban dos o tres grupos. Aquí en Barcelona todo se movía así, noches con 3 o incluso 4 bandas, y era la hostia. Eso ahora claro, es impensable. 

¿Como se gestiona una banda como Diamante Negro? Tenéis vuestros curros fuera supongo, pero ¿una de vuestras pretensiones es vivir de esto de manera profesional? ¿Creéis realmente que lo conseguiréis? 

P: No sé si tenemos pretensión de vivir de ello, lo que tenemos claro es que de todas las cosas por las que te pueden pagar por hacer, esta sería la que más nos gustaría. Está claro. Tampoco creo que el tener la pretensión sea bueno, más bien la ilusión. No es una necesidad que te destruye por dentro, es algo que te gusta y en lo que crees. 

B: Tenemos ambición, vamos a llegar tan lejos como nos propongamos. Como estamos seguros de nuestra propuesta y nos gusta lo que hacemos, si esto no funciona económicamente, no vamos a dejar de sacar música porque es algo que nos apetece y nos gusta hacer independientemente de la situación. Para mí, la música es lo mejor que tengo, es lo que más me gusta, es lo que me hace evadirme de los problemas y siempre va a ser así. Sin embargo, no quita que no tenga ambición, en el momento en que tu expresas tu arte a la gente de fuera, ya lo estás haciendo con la ambición de que a alguien más le guste. 

Vuestras letras hablan de ansiedad, infelicidad, desamor y muchas otras cosas, temáticas ya machacadas en el pop español pero que, a pesar de ello, en vosotros suenan con una crudeza y un sentimiento que hace que te las creas.  

P: Las letras las compone casi en su totalidad Benoit. Yo creo que es por la manera de transmitir que tiene y por como después suena todo, es algo muy directo y visceral. Y precisamente es lo que dices, es algo que te crees porque viene de una persona que de verdad lo siente de una manera muy primaria y al escucharlo tampoco te importa que sean temas que ya estén muy machacados. 

B: Es un proceso un poco invisible pero que sí ocurre. Cuando llevo una idea tan básica a los ensayos como una letra y una guitarrita, se lo enseño a estos y veo el brillo en sus ojos y la ilusión, con eso ya me lo he creído yo. De entrada, ellos se lo creen por lo que está ocurriendo en ese momento, sacando lo que estoy sintiendo. Esa sensación que comentas es la que experimentamos nosotros. 

¿Hay que ser un sufridor y vivir en tus carnes esto, o puede ser un recurso que utiliza la gente para escribir? 

B: Bueno yo supongo que hay gente que puede generarlo sin sentirlo. En mi caso no puedo huir de la vivencia, no voy a escribir de algo que no siento. Si es verdad que conozco a compañeros o amigos músicos que escriben el sufrimiento de otros o las vivencias de otros, y es muy legitimo eh. En nuestro caso, creo que Diamante Negro es la visceralidad de toda la situación que nos rodea y esto que nos cuentas es muy interesante porque demuestra la validez de sacar de las entrañas algo que de verdad sientes. 

Contadnos un poco acerca de la interesante idea de las estructuras que tenéis en las canciones. Normalmente es raro ver a un grupo enfocado al ‘’pop’’ que no siga una típica estructura de versos, puente, estribillo y así, la táctica comercial que funciona siempre. Vuestras estructuras son totalmente anárquicas, ¿Os dejáis guiar un poco por el instinto de lo que os pide la canción o simplemente lo hacéis por tener esa seña de identidad?

P: (Risas). Es lo que nos dice la canción unido a los recursos que están a nuestra disposición. Es interesante el punto que das desde alguien externo, porque para mí personalmente no es tan anárquico como dices, sino que viene dado de lo que podemos aportar en cada momento a la canción. Si la canción te pide eso, dáselo. La conclusión al final es que no nos cerramos a ningún formato, hacemos tanto canciones con estructuras predecibles, como temas de un minuto y medio. 

B: Voy a contar dos anécdotas (risas). La primera vez que tocamos en Madrid con No Fucks y Terrier, vino Fer de Camellos y me dijo, ‘’Joder tío, me parece un puto temazo Vista Desde La Ventana de Le Gras, pero se me hace cortísima, tendríais que alargarla’’. Entonces joder, yo también dudo de mí mismo y le dije a estos, oye que Fer me ha dicho tal, ¿qué hacemos? Y Lucas que es el hombre recto de la banda nos dijo, ‘’pues no, es lo que hay la canción se queda así’’. Yo muchas veces veo las canciones como la expresión de un sufrimiento y pienso, para que voy a alargar ese sufrimiento; lloro muy poco pero cuando lo hago es muy intensamente durante una hora y ya está. El alargar una canción porque sí es un sentimiento parecido. 

Diamante Negro inmortalizados por @0051.201

Tengo que confesaros que la primera vez que escuché Vista desde la Ventana de Le Gras, pensé lo mismo que Fer (risas). 

B: Bueno, mi consejo es que os jodáis y os esperéis a la siguiente canción, que seguro que va a estar igual de bien y os va a gustar (risas). 

¿Y la otra anécdota?

B: Ah sí. Lucas y yo nos turnamos en directo, es decir, hay canciones en las que el toca el bajo y yo la guitarra y viceversa. Un día le dije, chicos vamos a intentar organizar las cosas, yo toco el bajo y Lucas la guitarra, así todo el concierto, y Lucas me dijo ‘’una mierda, a mí me apetece también tocar el bajo en algunas canciones’’ y yo le dije, ya Lucas pero es que eso hay que justificarlo de alguna forma, y él me dijo, ‘’la única única justificación que necesitamos es que nos apetece hacerlo así y ya está’’. Y todo esto viene a raíz de lo que preguntabas, el porqué de la estructura de las canciones. Porque nos apetece. 

La primera vez que vi a Medalla en Málaga, me llamó poderosamente la atención Benoit, la actitud de macarra y de ‘’aquí estoy yo’’ que tenía, tanto en la forma de tocar como en la interacción con el público. De hecho, recuerdo que increpaste a un chaval que quería subirse al escenario y tal. Supongo que obviamente este espíritu también se transmite a Diamante Negro ¿no? Combináis el espíritu punk con canciones de pop profundo, ¿se podría decir que sois unos macarras con corazón?

P: Joder, la pregunta ha sido tan buena que no sé ni que decirte (Risas). Como lo has puntualizado tu no lo había hecho nadie y creo que es de lo más acertado. No soy fan de las etiquetas, pero sí enfatizo con esa imagen que dices, porque creo que el saber estar y la puesta en escena que tenemos es precisamente eso. 

B: Todo eso hasta que descubrimos que Pol es el humorista del grupo. Perdón, pero voy a contar otra anécdota. En nuestro último concierto, hicimos una movida así muy guay que era medio concierto, un parón y hacíamos una entrevista y después seguía el concierto. Claro, los tres teníamos un micro para hablar durante esa entrevista, y ahí descubrimos la faceta habladora de Pol. Tú piensa que en un concierto normal Pol está tocando la batería y no interacciona casi nada, los que nos volvemos locos somos Lucas y yo, pero ese día se destapó y fue un gran descubrimiento. 

¿Influencias a la hora de crear vuestra música y en especial este segundo EP?

B: Aquí el que te puede decir sobre el sonido es Pol, porque para mí lo que define principalmente el sonido de Diamante Negro es la batería. Hace que todo camine de forma correcta y encima después también es quien hace las mezclas de los temas, o sea que… 

P: En Diamante Negro influyen muchos elementos, pero uno de los que intento que se aprecie, sobre todo, más allá de la nitidez sonora, es la energía. No nos preocupamos tanto por la alta definición o el sonido limpio, porque al final no es algo que defina a la banda. Por eso también muchos de los cortes que se han grabado han sido tocados en directo y todos a la vez, nada de por instrumentos separados. Y en el sonido ha influido sobre todo el material que teníamos, que nunca ha sido ni el más caro ni el mejor. El necesario. 

B: En influencia de un sonido externo, la única vez que le dije a Pol, ‘’tío quiero parecerme a esto’’ fue para componer Club Caribe con Corazón Loco de Glutamato Yeyé. 

¿Grabáis algunos temas como antaño se hacía, todos en directo?

B: Sí, lo solemos hacer. De hecho, Ansiedad, el último single que grabamos, es en directo totalmente. Dijimos, esta canción no la podemos tocar con claqueta, tiene que ser en directo para que transmita la intención de lo que de verdad quiere decir la canción. 

P: La historia es ir viendo como nos encontramos más cómodos en el estudio. Hemos hecho la mayoría de las últimas demos todas así y creemos que el próximo álbum lo grabaremos en directo. Es como mejor se transmite nuestro sonido, con imperfecciones y de una forma orgánica.  

Siempre me gusta preguntar sobre el equipo que tienen los grupos, ya que en muchas ocasiones define el sonido de este. ¿Qué pedales soléis utilizar o que amplis o guitarras casan más con vuestro estilo? ¿alguna distorsión en particular?

B: Nos define mucho un overdrive de Moog, que lo tenemos tanto Lucas como yo. Lo descubrí de un grupo que se llama Jaguars, me lo enseño uno de los tíos y me encanto. Vaya me lo compré a las 2 semanas. Nos gusto tanto que lo utilizamos tanto para guitarra como para bajo. 

P: Yo creo que otra de las cosas que define a Diamante Negro es el volumen tan elevado. De vez en cuando acentuar más las texturas de los sonidos y lo que el pedal está haciendo, les da un mayor carácter a los pedales y más importancia. A veces es incluso un problema, porque el juntar tanta distorsión en la guitarra y el bajo muchas veces da problemas y a los técnicos de sonido los vuelve locos (Risas). 

B: Yo estoy contento con mi pedalera. Utilizo para todo el Moog y a veces le meto un chorus que tengo de los 90 que me pillé por 20 pavos. Poco más. 

Cuando escucho vuestros temas, siempre he asumido que no llevabais muchos efectos en la pedalera, distorsiones muy crudas y poco más. 

B: Así es. De hecho, el día que encuentre un ampli que suene muy cabrón con una ganancia guapa, utilizaría solo eso. A tomar por culo tanto pedal. 

P: Al final muchas veces lo más simple es lo que mejor funciona. Si te sirve para transmitir lo que quieres, menos, es más. 

Para terminar chicos, decidme cada uno un libro, una película y una canción. 

P: Libro te diría cualquiera de Bukowski, como serie Dark y para canción, cualquiera de The Spirit of the Beehive.

B: El libro que me marcó más fue Siddhartha de Hermann Hesse. En la canción te voy a decir Many Roads to Follow de The Nerves y finalmente una película, puf, estoy entre Climax de Gaspar Noe y Mulholland Drive.


Fotografía de portada por @0051.201

Últimas Publicaciones