Aitor de Miguel: "La clave está en sugerir, no en mostrar demasiado" | Nostromo Magazine
Inicio Cine Aitor de Miguel: «La clave está en sugerir, no en mostrar demasiado»

Aitor de Miguel: «La clave está en sugerir, no en mostrar demasiado»

por Jorge Caracuel Suero

Hay muchos cortometrajes que buscan impactar de forma directa en el espectador, pero solo algunos lo consiguen. ECO es un gran ejemplo de que gracias a la concisión podemos disfrutar de obras muy eficaces que causan un profundo impacto. Este cortometraje centra su historia en Carmen, quien fue la encargada de poner voz al mensaje en castellano que se lanzó al espacio en la sonda Voyager en 1977 y a quien cuarenta años después, el Alzheimer está destruyendo su memoria. Hemos tenido el placer de charlar con Aitor de Miguel, su director, para que nos cuente las claves de una obra que ha triunfado en todos los festivales a los que se ha presentado.

¿Cómo surgió la idea de ECO y de mezclar una propuesta tan dramática, como es el Alzheimer, con un toque de ciencia ficción?

La idea surge de Javier Trigales, guionista de ECO, cuando estamos barajando dos tratamientos para convertirlos en un guión rodable. En cuanto la escucho decido que ese es el proyecto que quiero rodar, y a partir de ahi se pone en marcha todo el proceso. Me pareció una idea brillante y original.

En el cortometraje también se tocan temas como el de la residencia y el de cómo una hija se implica más en la enfermedad de la madre que otros. ¿Cuál era vuestra intención?

El alzheimer es un tema de actualidad, lamentablemente presente en muchas familias. A la hora de implicarse en el cuidado de los mayores, no todos los miembros de la familia actúan igual. Cada uno se ve condicionado por unas circunstancias diferentes. Queríamos contarlo de una forma realista, yo no maquillo la realidad, me basta con contar las cosas tal y como son. Y la mayoria de las veces la realidad es desigual y cruel. Pero casi siempre hay esperanza.

En ECO, la protagonista logra hilar los momentos más importantes de su vida a través de un recuerdo. ¿Habéis investigado sobre el alzhéimer o sobre algún caso real para construir esta historia?

Claro, queríamos que fuera creíble por encima de todo, y para eso hay que documentarse previamente. El personaje de Alicia no se basa en nadie en concreto, pero sí tenemos amigos con familiares afectados y tanto ellos como profesionales sanitarios nos han dicho que lo hemos reflejado muy bien, que es exactamente así. Estamos muy orgullosos de esto, de hecho nos han pedido la película para proyectarla en centros donde trabajan con enfermos de alzheimer y personas  que se encuentran solas, esto nos ha hecho muchísima ilusión. 

Hacéis a lo largo del cortometraje varios homenajes. ¿Cuáles han sido los referentes que habéis tenido al tratar temas como el alzhéimer o el espacio exterior?

Lo importante en cualquier caso es conseguir un tono propio, una historia propia y esta combinación de alzheimer y ciencia ficción me encanta y creo que le da una nueva perspectiva a esta enfermedad, además de ser original. Luego, en términos visuales obviamente tienes en cuenta a los grandes cineastas, son una influencia inevitable. Las referencias más palpables han sido «La Llegada», de Villeneuve, y Malick y “El Árbol de la Vida”. También hay alusiones a los créditos de inicio de “Alien, el octavo pasajero” o a “Encuentros en la Tercera Fase” en algunos momentos. Adoro la ciencia ficción realista, inteligente.

En el cortometraje también aparece la cuidadora de Carmen, una figura que tiene un papel fundamental en las familias que cuentan con alguien que padece esta enfermedad. ¿Pensasteis en darle mayor protagonismo y en explorar la relación entre Carmen y ella?

Sí, lo pensamos y así estaba escrito en versiones anteriores del guión. Pero una película es un proceso orgánico, cambia constantemente… El personaje de Esmeralda refleja una realidad muy presente en muchas familias, y es que las cuidadoras son imprescindibles. Nos pareció justo que fuera ella la que cuidara realmente de Carmen, era lo lógico porque es quién la acompaña en el día a día.

¿Cómo surgió la idea de entremezclar entre la niña y la anciana la canción Volver a los 17?

Javier la propuso también desde el inicio, igual que la idea original, y me pareció un aciertazo. Luego, si ella recuerda los momentos de niña en el campo, lo lógico es que la cantara, porque así introducimos unos acordes para el espectador que eclosionan en el tema final de créditos, que con los arreglos de Carlos Martín Jara, es expresivo y épico a la vez. Se trata de generar en el espectador cierto suspense y ganas de más, al fin y al cabo ese es nuestro trabajo. El tema de créditos compuesto por Carlos lo habré escuchado unas mil veces, hizo un trabajo sensacional de acompañamiento, con mucho respeto por el tema original.

La escena final de madre e hija es preciosa. ¿Cómo hicisteis para poder crear esa aura tan especial?

Todos los planos de esa secuencia se rodaron estrictamente como estaban en el story, de principio a fin. La clave está en sugerir, no en mostrar demasiado. No hace falta.  Cuanto más imagine el espectador, mucho mejor. Es preciosa y emocionante porque viajas con los personajes gracias a no mostrarlos continuamente, por eso el personaje que encarna María Miguel está encuadrado desde la distancia, y la fuerza expresiva es mucho mayor, es como una luz en el horizonte de la noche, una esperanza en la oscuridad. Y por supuesto, el trabajo tanto de María como de Alicia Sánchez con el personaje de Carmen es fundamental. 

¿Cuál es el momento que recuerdas con más cariño del rodaje de ECO?

Fue un rodaje complicado, 6 días, que para un corto es una barbaridad. Hubo días duros y otros muy bonitos. Un momento mágico fue cuando Alicia revive frente al televisor y recuerda toda su vida. Ya sabíamos que se trata de una gran actriz, fue maravilloso como consiguió transmitir desde la contención. Se nos escapaban las lágrimas. Como director y productor ahí supe que la historia funcionaria en pantalla. Por primera vez en muchos meses volví a estar tranquilo, sereno. Lo teníamos. Son momentos que no se olvidan nunca, cuando sabes que ya tienes el material para que la historia funcione, la culminación de muchos meses de trabajo.

El cortometraje ha tenido una acogida muy buena en los festivales en los que se ha presentado. ¿Cuáles son algunos de los mensajes más positivos que os llegan entre el público que la ha visto?

La opinión general es que es un corto con un largometraje dentro. Y que se hace muy entretenido. Que técnicamente es impecable, que es original, que las actrices están estupendas…y que aborda la temática del alzheimer desde una perspectiva diferente. Gracias por darnos cabida en vuestra web, por promocionar el cortometraje español y un abrazo muy fuerte.

Últimas Publicaciones