Kidd Keo: “Soy la clara visión de lo que pasa en la sociedad de hoy en día”

Con 12 años comenzó a escribir, con 18 empezó a reventar la escena internacional. Kidd Keo siempre ha estado en boca de todos, pero solo aquellos que siguen su música de verdad entienden el flow del artista alicantino. Tras numerosos éxitos, Padua Keoma lanza una auténtica bomba: la serie «Bienvenidos a Yonkiland». Hoy le entrevistamos.

¿Cómo arrancaste con la idea de empezar en la música?

A los doce o trece años yo ya sabía que iba a ser algo grande, ya que yo quería serlo. La música, simplemente, fue lo primero que pegó y fue algo que me cuajó, porque yo vengo de una familia en la que mi mamá era pintora, artista y de ahí yo he experimentado con todo, he pintado, he hecho cuadros, bailado, he hecho grafitis, he cantado… Siempre quise hacerlo todo ya que quería pegarme como yo, no como el que canta, ya que mañana hago una cosa y el sábado otra.

Entonces, de pequeño cuando estaba haciendo un poco de todo, empecé a escribir y hubo un día en el que me lloré un tema, ya que soy muy sentimental y muy profundo, ahí empezó todo. Ahora también puedo estar tres meses sin escribir que no tengo presión, voy al estudio y me hago tres temas, es como algo que tengo en la vida. Hoy me apetece hacerme un trap y mañana me apetece algo más ñoño. Es algo a lo que estoy acostumbrado ya que mi primer tema lo hice con doce años y el primero que se pegó tenía diecinueve.

¿Mentalmente cómo gestionaste eso? Tan joven y tan pegado.

Siempre que había alguna liada, que yo la cagaba o decía algo fuera de lugar, pensaba: “¿Por qué siempre la cago yo?” Hoy en día se que eso me pasaba porque era muy niño.

Por ejemplo, el otro día fue el cumpleaños de Raw Alejandro y no sabía que cumplía veintocho tacos, y yo tengo veinticinco con cinco años de carrera. Es como que digo: “En verdad empecé muy pronto, tú” entonces lo he gestionado como he podido. Era un crío de barrio que de por sí yo ya tenía mi loquera, y las cosas me han ido pasando de la forma más natural que podía pasarle a un niño, a tortazos por cien. Conforme iba creciendo me iban dando más y con el tiempo ya las coge de otra forma.

La verdad es que te han metido en muchas polémicas, ya por el simple hecho de que seas Keo.    

Claro, porque en España no había otro, son todos muy calladitos, ¿a quién iban a señalar si no era yo? Me he sentido mal mucho tiempo por ser yo, pero qué le voy a hacer luego me he dado cuenta que no es para tanto.

Fotografía por @rocioaguirrev

Es normal, los haters aunque sean pocos parecen siempre que son más. ¿Qué mensaje le darías a quien siempre te apoya?

Mi último álbum es “Back to Rockport”, y Rockport es una ciudad, mis ciudadanos o mis fans, es esa gente. El que me conoce de verdad está metido en mi mundo. El Keko Kush, la ropa, la música, la serie, el twitch, mis broncas explicando algo, mis bromas… Es para esa gente que realmente entiende lo que digo y sabe un poco el rollo de lo que va todo.  

Si una persona mira mi Instagram un mes seguido, entiende un poco de lo que va el flow. Todo lo que saco es para la gente que me apoya, a quien se lo debo todo, y no para aquellos que solo me critican por cosas sacadas de contexto. Soy la clara visión de lo que pasa en la sociedad hoy en día. El resto de artistas no se mojan con lo que hacen y yo sí, eso es lo que pasa.

Claro, la gente que te escucha dos temas dice: “Este solo habla de sexo, de drogas…”

Claro, eso son esos dos temas, tengo setenta y tres más. En vez de mirarse dos, si la gente se escuchara ocho, veinte o los que sea, ya sabrían del palo que voy. Es lo que digo, hoy en día con internet la gente solo se fija en las críticas y no mira por conocer al artista antes de criticar.

La mayoría de tus temas hablan de respeto, de familia, de colegas… y no los escuchan porque no quieren. ¿Cómo resumirías lo que a ti te inspira a la hora de crear?

Justo. El día a día de cada persona. Es como si yo te digo a ti que con cuántas personas eres una tía de puta madre y con cuántas eres una hija de puta, pues depende de la persona. Si yo te digo a ti, cuándo eres más loca, ¿cuándo estás de fiesta o cuándo estás estudiando? Cuando estás de fiesta, pero qué te juzgo, ¿cuándo estás de fiesta o cuándo estás estudiando? Entonces, cuando yo estoy de fiesta y me sale escribir un tema de fiesta y el sábado me voy con mis colegas al parque y te canto Miss U, ¿sabes lo que te digo? Depende de cada momento. Entonces, a mí me inspiran muchísimas cosas, lo que pasa es que la gente se molesta con mi música porque se la toma al pie de la letra. Hay canciones en las que estoy borracho en el estudio, me pones una base de trap, y sale el gorila que llevo dentro pero, a lo mejor, me pega la resaca y el bajón y miro a mi mamá y me sale algo del corazón.  

Esto es la gracia que tiene el arte, que salga así. No soy ese artista que saca tres temas de reggaetón súper medidos para que vaya a la radio y se comercialice. Soy espontáneo y es lo que tiene mi arte y lo he decido así.

Fotografía por @rocioaguirrev

¿Recuerdas tu primer show?

Tengo dos. Mi primer show en el que canté para alguien fue hace ocho o diez años fácil. Conocía a un chaval que era RRPP de una discoteca que un día se hacía un concierto, e iban los cuatro mataos de Alicante y yo era uno de esos mataos (risas). Hicieron como una tarima y allí nos pusimos a cantar. Recuerdo que canté Superman OG, que aún no había salido y, de hecho, me hicieron fotos de ese show que salgo con una camiseta de leopardo y una gorra negra y amarilla (risas).

Después el primer concierto que fui como Kidd Keo y la gente vino a verme a mí como artista fue en Barcelona, que fui con toda mi gang de la época. Justo me acababa de hacer el tema de Kylo Ren y era un pub de punkies y heavys con unas cincuenta o cien personas máximo, pero como el sitio era muy pequeño se veía súper petado. Luego ya vino el primer show en el que me tiré de cabeza a la gente (risas), que fue en Málaga.

Sacaste hace una semana el tema “Cuando entramos en acción” con C.R.O. con casi tres millones de visitas. ¿Cómo surge esta colaboración?

Todo esto surgió porque yo tengo a Argentina como si fuera una, y en mi casa yo soy muy selectivo con quien trabajo. Dentro de la gente que yo veo o escucho, y teniendo en cuenta que yo no soy muy social para hablarle a un artista, tengo dos o tres personas que respeto muchísimo o que realmente me cuajan y, una de ellas, es C.R.O.

En una entrevista dije que iba a hacer un remix de 24 horas y que iba a ser el primer remix que iba a hacer e iba a enfocarlo en Argentina. Quería hacérmelo con las dos personas que más respete como artista fan de ti, y yo no soy fan de nadie nunca. En la entrevista mencioné que me gustaría que se metieran Duki y C.R.O. Bueno pues no se hizo ningún remix y acabé haciéndome un tema por separado con cada uno (risas).

A mí C.R.O. siempre me ha flipado por el flow que tiene y por su música, al nivel ese que tú ves a una persona y dices: “Nos parecemos”. Empezamos a hablar y me tiró, me dijo que le molaba mi flow y empezamos a entablar una relación de amistad. Nos fuimos tirando temas sin hacer nada hasta que lanzamos este y, ahora, estamos pensando en hacer algún trabajito más extenso.

Hablando de cosas locas, hace nada estrenaste el capítulo de “Bienvenidos a Yonkieland”. ¿Cómo sale esta idea? Porque supongo que tú también te darás cuenta que esto no es normal (risas).

El Donramón y el Perxita leyendas (risas).Esto es loco, pero dime ¿hacía falta o no hacía falta en el mundo? Son de esas cosas que nadie pide, pero hacen falta. Tiene que estar el Keo, que se le va la cabeza en cuarentena, y pasó eso. Estaba encerrado viendo la televisión sin nada que hacer y tía, volví a la infancia, me puse a ver series de cuando era pequeño y acabé en Donramón y el Perxita. Entonces pensé: “Tío, ¿y si hago algo?” Entonces se me fue la flapa, empecé a buscarlo por Instagram hasta que encontré al creador de la serie que es Niko y le escribí: “Tú eres el máximo y todopoderoso creador de Cálico Electrónico”, me dijo que sí y le contesté: “Quiero al Donramón, al Perxita y a mí en una serie y lo va a reventar”.

La serie ha salido ahora, pero esto empezó hace diez meses. Ha sido todo un proceso de conocernos, mucho FaceTime… Básicamente yo en la serie pongo al día lo que se puede encontrar un chaval en la calle, y los otros dos personajes son Niko. Soy el chaval del parque que conoce a Perxita que está actualizado y Donramón está rayao porque se le ha acabado la droga de su bolsillo mágico.

¿Vas a sacar uno cada mes?

Me gustaría sacar uno cada menos tiempo, pero por el tema del Covid se complica y, además, hacerla al paso del tiempo nos parece más natural y actual. La gente consume internet muy rápido y si la saco dentro de ocho meses completa a lo mejor hay gracias que se han quedado viejas o están fuera de contexto.

Fotografía por @rocioaguirrev

También sacaste hace apenas dos días “Vámonos” con Sick Luke. ¿Te das cuenta que tienes conexiones en todas partes?

Buah es que al Sick Luke lo conocí yo en dos mil dieciséis. Tengo conexiones por todos lados porque me he movido muchísimo por Europa, ya que a mí el flow que me gusta representar es el europeo. A España se la relaciona siempre con Latinoamérica y España está en Europa, que tiene muchísimas cosas.

Es lo mismo que te he explicado con Argentina, yo no llego a París o Londres y soy amigo de todos los de allí, soy un artista que tengo mi gente a raíz de estar mucho tiempo en París o Londres y me muevo con una movida específica de cada sitio. Con Italia me pasa igual con Sick Luke. Entonces, eso surgió cuando estaba haciendo el videoclip de “Loco”, que ha salido ahora en una serie la canción esa, y mientras hacíamos el videoclip sacamos el tema.

Para cerrar, una pregunta que le hacemos a todo el mundo es ¿cuál es tu serie de dibujitos preferida de la historia? Yo creo que Naruto, aunque Cálico Electrónico también, pero es que ya me la he visto entera y todas las gracias me las sé. Naruto, en cambio, me marcó toda la infancia y estaba en plan: “hostia es jueves, sacan capítulo nuevo y no me lo puedo perder”. Los ninjas me cuajaron en el corazón.


Fotografía de portada por @rocioaguirrev

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.