Para la Red Bull se vive: Klan campeón, un análisis de la Red Bull Argentina | Nostromo Magazine
Inicio Actualidad Para la Red Bull se vive: Klan campeón, un análisis de la Red Bull Argentina

Para la Red Bull se vive: Klan campeón, un análisis de la Red Bull Argentina

por Flor Viva

Este último sábado de octubre se vivió la coronación del decimoquinto campeón argentino de Red Bull Batalla, Lucas Matías Santo a.k.a. Klan, quien se quedó con los laureles luego de una jornada atravesada por sorpresas, picardía, y mucho rap, donde fue un lujo disfrutar a una colección de 16 freestylers tan diversos en estilos, edades, habilidades, y estrategias. La jornada estuvo conducida por Pluzito y Tatu Franchi como casters, y las batallas moderadas por Taty Santa Ana, tres personas que generaron una amena y equilibrada unidad de trabajo. Todo esto de la mano del capitán de los platos, DJ Zone, que musicalizó los enfrentamientos.

Los dieciséis seleccionados para la competencia eligieron sus cruces a las 16:45 hora local, lo que tuvo como resultado un cuadro que ya desde el principio se veía más que interesante, con cruces que por muchos motivos distintos generaban expectativa en la audiencia: el humor y la irreverencia de Wolf y Barba Roja, el estilo payador y pulcro de Larrix contra la increíble musicalidad de Jaff, la potente agresividad de Saga versus la pureza rapper de Jesse Pungaz… Con cuatro debutantes en la llave izquierda y tres en la derecha, el mapa quedaba equilibrado, incluso enfrentando en batallas clásicas a figuras como Mecha y Zaina, o Sony y Klan.

Las consolas de Zone dieron la orden y comenzó la búsqueda por la medalla de estos 16 MCs. Con el primer enfrentamiento se generaron oleadas de preguntas por parte de la audiencia. En una batalla que seguramente será una de las que más habladas de este evento, Dybbuk a fuerza de ataques back-to-back convenció a los jurados de la tarde, Muphasa, Núcleo a.k.a. Tintasucia, y Dtoke, de que le den el pase a cuartos, sacando de competencia a quien venía a buscar el primer tricampeonato de la historia nacional, Tata, tras una réplica, a pesar del altísimo nivel de sus dos minutos libres.

El siguiente enfrentamiento fue uno cargado de variaciones en flow y personalidad: el bonaerense MP aterrizó con su impecable rapeo para demostrar que sigue siendo uno de los mejores freestylers en actividad del país, y cruzó barras con la debutante Vid, oriunda de la provincia de Mendoza, que tuvo un debut absolutamente disfrutable, digno de ser recordado como uno de los mejores en una Red Bull nacional, especialmente teniendo en cuenta la fidelidad a su estilo y la nula demostración de nervios: Vid rapeó contra un rival muy complicado dejando su identidad marcada a fuego en los oídos de todos.

Klan por Irish Suarez | Red Bull Argentina

Esta llave de enfrentamientos cerró con dos batallas que alquímicamente eran interesantísimas incluso antes de desarrollarse. Tanto el cruce entre el referente versátil y completo que es Mito contra la reina del underground Brasita, como el choque entre dos representantes emergentes de los mejores que tiene Argentina en la escena, Larrix vs Jaff, iban a dejar fuera de carrera a nombres que son ejemplo del excelso nivel que tiene el under en el país sudamericano, pese a comentarios y reflexiones erradas encontradas en las redes sociales. Estos cuatro MCs son de la camada que puja hace tiempo para que las plazas de todo el país estén representadas en cada evento, grande o pequeño, y aunque lamentablemente fueron derrotados Larrix y Brasita, ambos dejaron batallas excelentes contra rivales de altísima calidad. Dos enfrentamientos absolutamente placenteros a puro freestyle.

En el próximo cuadrante llegaban dos batallas diferentes: el ya clásico enfrentamiento entre Mecha y Zaina dejó como vencedor a Mecha en una batalla que no fue su mejor ante el bonaerense pero que le alcanzó para pasar a cuartos; mientras que Klan llegó potente para comenzar a barrer su camino hacia la corona, venciendo al campeón nacional de 2014, G Sony, una batalla que Klan fue a buscar con determinación en el sorteo de cuadrantes.

Seguía otro choque de estilos, Saga, por primera vez trayendo a la competencia de los dos toros su fuerte pisada y agresivas estrategias, cayó ante un espectáculo de musicalidad brindado por el costeño Jesse Pungaz en sus dos minutos libres. Y, para dar cierre a estos octavos de final que son evidencia innegable del excelente momento del panorama de freestyle argentino, batallaron Wolf, el lobo del barrio de la Paternal, contra el perfil emergente que es Barba Roja, una de las mejores performances en las clasificatorias de este año. El vigente subcampeón torció las manos de los jurados en su dirección, y fue el elemento final para cerrar el esquema de cuartos.

Los cuartos relucieron menos en nivel que la instancia anterior, pero de todas formas dejaron enfrentamientos picantes y con fuertes punchlines revoleados de un costado a otro del cypher circular. Con una victoria de MP echando chispas en lo argumental frente a Dybbuk, una muy disfrutable batalla entre Mito y Jaff que dejó como ganador al segundo, una nueva versión del cruce Mecha-Klan que sacó de la competencia al cordobés, y una batalla con picos muy bajos entre Wolf y Jesse, llegamos a unas semifinales interesantes.

El punto para observar de estas semifinales es que, a esa altura, teníamos la certeza de que el choque por la medalla iba finalmente a ser entre un MC de flow liviano, fuerte adaptabilidad a las instrumentales, y un sabor a juventud en sus barras (sea éste MP o Jaff, último competidor foráneo al Área Metropolitana de Buenos Aires aún en competencia), y un MC más experimentado, ambos actualmente en FMS, con una colección de flows más bien pesados y acotes y estrategias que a pesar de haber evolucionado y seguir vigentes cuentan con un eco old school innegable (triunfe Wolf o Klan).

Finalmente se impusieron Jaff por la izquierda, en ua batalla de altísimo calibre y con debates muy interesantes montados de forma increíble a las instrumentales; y Klan en la derecha, logrando que Wolf no llegue por tercera vez consecutiva al subcampeonato, y arribando a la final por segunda vez en la historia. Recordemos que, en 2017, Klan fue subcampeón al caer en esa última instancia contra Wos.

Teníamos nuestra final nacional. Luego de que MP se quede con el tercer lugar del podio ante Wolf, garantizándose un lugar en la edición del 2022, se desató la batalla entre Klan y Jaff, una final tremendamente entretenida, donde dos competidores fuertemente atados al freestyle puro y a argumentos implacables blandieron sus habilidades y estrategias para generar, sin dudas, ese clima de final épica que tanto ameritaba un cierre de jornada con dos MCs de tal talla.

Klan había anunciado antes del evento su decisión de que ésta sea su última nacional, algo que estaba dispuesto a cumplir ante el resultado que sea. Y después de tantos años, después de tantas plazas, de ocho participaciones consecutivas en la búsqueda del campeonato nacional de Red Bull, el bonaerense del Sur, rey de los parques, logró la coronación. “¿Entrenás para la FMS, pibe? Bien, pero para la Red Bull se vive” había escupido en 2019 sobre las tablas de los toros rojos. Klan, uno de los freestylers más queridos por el público nacional, una de las figuras que más se abandera del culto a la cultura hip hop en los pasillos y en los escenarios del mainstream, y que ha sabido evolucionar a la par de la disciplina, aún sin traicionar sus verdades y su personalidad artística, se convirtió en lo que tanto soñó y lo que tanto soñamos para él: campeón argentino de Red Bull Batalla. Cruzará la cordillera antes de fin de año para representar a la Argentina en la instancia internacional, y, sin lugar a dudas, esta nación de flow y viveza estará bien representada.

Foto de Portada: Klan por Irish Suarez | Instagram @klan

Últimas Publicaciones