Saltos o suaves pianos en La hora musa | Nostromo Magazine
Inicio Música Saltos o suaves pianos en La hora musa

Saltos o suaves pianos en La hora musa

por Rubén Pareja Ramírez

Mientras esperábamos a las 23:00, nos podíamos deleitar con el programa de Cachitos que, para contrarrestar el empacho latino de la semana anterior, el programa de Virginia Díaz estuvo dedicado al rock. Bandas míticas como Rolling Stones, Dire Straits, Scorpions o incluso Metallica tuvieron cabida en #CachitosRock, que se mantuvo en la tercera posición en lo que a lista de TTs en Málaga se refiere.

Y, tras esta variedad, llegaban Maika Makovski y Victor Clares con una nueva edición de este programa que, en sus ocho ediciones, no pierde fuelle. El programa comenzó con la presencia de Morgan, que interpretó «Oh, oh», con la propia presentadora a la guitarra. A este grupo lo describían en el sumario como «La revelación». Y lo cierto es que la voz de Carolina, «Nina», de Juan no tiene desperdicio, al igual que el ritmo de sus temas.

El siguiente tema fue «Home». Este, a diferencia del primero, era lento y suave. A tales horas de la noche, casi podía servir de nana para dormirse. Pero tenia muy buena melodía. Los productores del programa parecen tener muy en cuenta estos elementos. Por eso, frente a la tranquilidad, nos trasladaron a la terraza con el ritmo de Tequila. El mítico «Dime que me quieres» pudo causar de todo al público más veterano, en especial, nostalgia. Quizás en este punto el sonido no estuviera a la altura, ya que la voz de Alejo Stivel no se percibía a la altura de los instrumentos. ¡Parecía escucharse en un puesto de feria o algo de eso!

Morgan regresó con «Sargento de Hierro», la única canción que se encuentra en castellano en «Air», el último álbum que ha lanzado esta banda madrileña. Y es que el origen de esta banda se debió a un antes y un después, Todo por una maleta, tal y como Nina y sus compañeros explicaron. Estos defendían el talento de la vocalista, a quien decidieron ayudar en sus composiciones para que consiguiera darse a conocer.

Lo bueno de las entrevistas en directo es, evidentemente, la posibilidad que ofrecen de conocer detalles sobre la banda o los artistas que la integran en cuestión (cosa de la que se encarga Víctor Clares). Y también permite disfrutar de la voz directa de los artistas, como volvió a hacer Nina al tatarear el estribillo de «Oh, oh». Maika Makovski es un elemento estrella al preguntar a los invitados. Ella lanza una pequeña anécdota sobre su vida, pero enseguida da la palabra de nuevo a estos, sin quitarles su protagonismo. Y eso también tiene su mérito.

Tras la charla con «Nina Morgan», uno se podía imaginar de nuevo en la terraza. Pero La hora musa nos despistó un poco y nos trajo a Víctor Clares con su reportaje sobre «Elrow», el famoso festival de música electrónica. El periodista se trasladó a Ibiza para mostrarnos el ambiente y lo más íntimo de este evento. Tambien entrevistó a dos DJ’s del evento para que transmitieran lo que les supone trabajar en eventos de este tipo.

Y entonces volvió Tequila a la terraza con su mítico «Salta». Una pena, como he dicho antes, lo del sonido. Que este tema vuelva a la televisión es un hito importante. Es una melodía alegre la que suena, que se contagia y que hace pasar unos buenos minutos.

Tras esta actuación, llegaba «The Superorganism», con «Something for your M.I.N.D». Ver esta actuación me recordó a los años de Música Sí, ya que nos encontrábamos ante una banda joven, dirigida a este tipo de público, con un estilo y vestimenta propias de algunas bandas de los 90 que acudían al plató de aquel programa.

El estribillo de la siguiente canción da paso a una gran verdad, «Everybody Wants To Be Famous». Es una canción alegre, y con una agradable melodía. Es interesante la actitud de la vocalista, que se mantiene seria, a la vez que concentrada. También fue gracioso el momento en el que uso el sintetizador para cambiar su tono de voz.

Era el momento de hablar un poco con Makovski. Las miembros de esta banda vivían en diferentes lugares del mundo, y juntas, a través de -cómo sino- Internet, se enviaban mutuamente sus trozos de canciones. Así, empezaron a grabar hasta conseguir el éxito actual en las redes sociales. Posteriormente, ellas se trasladaron a Londres para vivir juntas. La presentadora del programa invitó a la banda a regresar pronto «cuando su fama supere al Papa», y entonces ellas dejaron claro su deseo de hacerlo en Papamóvil, si eso es posible.

Aunque solo acudieron tres bandas a La hora musa ayer, la variedad y creatividad con la que se hace el programa permitieron que apenas se notase. Al acabar, #LaHoraMusa8 consiguió ocupar en Málaga el sexto puesto de TTs en Twitter.

Últimas Publicaciones