Crítica de Gru 3: ¿Para qué cambiar lo que funciona? | Nostromo Magazine
Inicio Cine Crítica de Gru 3: ¿Para qué cambiar lo que funciona?

Crítica de Gru 3: ¿Para qué cambiar lo que funciona?

por Nostromo Magazine

Escrito por Jorge Caracuel Suero

Cuando en 2010 llegó a las pantallas “Gru: Mi villano favorito”, nadie podría pensar que se convertiría en una de las franquicias animadas más exitosas, y que generan una gran expectación.

Después de disfrutar hace dos años con el largometraje en solitario de Los Minions, que decepcionó a muchos de sus espectadores, llega la tercera parte de Gru, que podría cambiar su nombre a “Las aventuras de los Minions con compañía de Gru”, puesto que los personajes amarillos cobran cada vez más importancia y han pasado de ser secundarios a protagonistas.

El film funciona a la perfección y aporta grandes dosis de humor. Situaciones cómicas, Minions en la cárcel y un sinfín de situaciones disparatadas. El problema es que al espectador le pueda dar la sensación de si no está viendo lo mismo por cuarta vez, y llegue a aburrirle. Es cierto que los 90 minutos de metraje son muy entretenidos y el público se quedará con ganas de más, pero no hay una evolución en su historia.

gru 3 imagen

Foto: Fotogramas.es

Todas las cintas del universo Gru siguen el mismo patrón. Se echa en falta un poco de innovación en ella. Al tener elementos que funcionan a la perfección, cada vez se hace más uso de los Minions y se deja menos lugar para la imaginación. Esto puede terminar pasándole factura, como ha ocurrido con la saga Ice Age, y que el público acabe por darle la espalda en entregas superiores al ser siempre lo mismo.

Gru 3 encantará a niños y divertirá a mayores. Hay escenas muy divertidas y el filme tiene más calidad que “Gru 2” (2013) o “Los Minions” (2015). Sin embargo, desde Illumination Entertainment tienen que aprender a innovar si no quieren que su producto estrella empiece a pasarles factura.

Valoración: 3,5/5

Lo mejor: Las intervenciones de Los Minions son más divertidas que nunca.

Lo peor: La falta de originalidad y el abuso de clichés.

Últimas Publicaciones