Entrevista a Bejo: «Me gusta llevarme la contraria»

Canarias es tierra de cultura. Personajes relacionados con el mundo del arte como Javier Bardem, David Sainz, Miguel Noguera o Elio Quiroga, entre otros muchos, han otorgado al archipiélago una connotación artística envidiable. Pero, hay alguien único a destacar: Borja Buche, más conocido como Bejo. Su capacidad a la hora de componer letras únicas lo sitúan en el pedestal de la rima, y es que la locura y la sorpresa son el punto en común de sus temas.

Tras lanzar los álbumes ‘Hipi Hapa’ y ‘Parafernalio’, este marzo se atrevió a sacar un disco compuesto de cuatro cortes más compacto, llamado ‘Piedra Pómez’. A raíz de este trabajo hemos tenido la suerte de hablar con él.

En octubre sacaste Parafernalio y ahora, 5 meses después, sacas Piedra Pómez junto con Nico Miseria. ¿Son estos cuatro temas una prolongación de tu trabajo anterior?

No, no son una prolongación del trabajo anterior. En cuanto al sonido sí que es un poquito más diferente que estos dos discos anteriores, Parafernalio y de Hipi Hapa, ya que creo que son un poquito más, no sé, saltimbanquis, festivos… Las canciones, las letras, los ritmos son como más desenfadados, más bailongos e, igual, este último disco de Piedra Pómez sí que tiene otra onda, tiene otro rollito. Tanto por la música, que en este caso es con el mismo productor, Nico Miseria, las bases que me ha pasado siempre han tenido su sello, su identidad, creando homogeneidad y por eso es alguien con quien me gusta trabajar. Aunque haga de un palo o de otro tiene ahí su toque personal y la verdad que a mí me gusta, me transmite. Por lo que a mí me toca, de las canciones, las letras, los estribillitos tienen otros matices y como algo más introspectivo, más azul o más gris que los anteriores trabajos.

Destaca mucho los visuales de Piedra Pómez cargados de arte e imaginación. ¿Qué porcentaje de artista y de músico tiene Borja?

A mí siempre me ha gustado eso. Escuchar música, ver películas, observar cuadros, grafitis, carteles, publicidades, mierdas… Me intento fijar en todo. Al final yo creo y pienso que todas las cosas son, un poco, expresión, tanto las imágenes como las letras, la música, todo. Al final todo tiene su intención o se puede usar para tú recalcar y, siempre me ha gustado pues, no sé, escribir las canciones, cantarlas, me gusta pintar. Con los vídeos también me pongo codo a codo, si no es con Cachi Richi es con Voleurs de Pain, con Álvar, con Claudio… Estos vídeos de este trabajo en concreto los he trabajado cada uno de distintas maneras. En el de Corazón Tripartito, por ejemplo, tiene algo de efectos pero no está tan cargado como los anteriores, que eran más animales, cosas, jirafas o unicornios volando. Ha consistido en cuidar una estética más elegante, más poética con las imágenes, a parte de la propia letra que recalque el rollo.

Con el segundo temita, que fue el de Toma y Daca, fue un poco más de lo mismo, fue meternos en un rollo que nunca habíamos hecho como fue el del stop motion, lo del foto, foto, foto y que parezca que las cosas ahí van mágicas locas. Bueno no, mentira, para la publicidad del penedrive del año pasado hicimos algo parecido, que era como que el penedrive se movía solo. Y, en definitiva, para Toma y Daca fue un popurrí de ideas para hacer con esa técnica, embarcándonos en un rollo que nunca habíamos hecho, que lo hice junto con Claudio Rivero y luego con Cachi Richi montándolo y, no sé, queda un poco ecléctico, así de que lo ves y parece que te va a dar ahí un patatús, pero me gustó esa locura.

Luego el de Grand Cherokee, por ejemplo, también lo mismo con el rollo de los dos finales y esa estructura de meter algo que se había visto en películas y series y llevarlo a YouTube y a la música. Me pareció original y fue el vídeo que hice con Voleurs de Pain, el de los caballos en el Western. Y la verdad que muy contento con el toque más de film que cogió, con una imagen más cuidada, más allá de los efectos o de toda la postproducción, también cuidar la primera parte.

Y, del último tema, Como los gatos, lo mismo. Me atreví a meter la animación que es algo que no habíamos usado y expresa bien la idea de los gatos, entrando una gatita, sale otra, va cambiando el fondo, los colores, el mundo. No sé, es algo que le da el toque a la música y que todo en su conjunto creo que le da otro carácter más completo.

Tu estilo siempre ha estado caracterizado por no seguir unos patrones establecidos y hacer lo que más te apetece en cada momento en la que la creatividad destaca. ¿Dónde busca Bejo la inspiración?

Siempre me ha gustado experimentar y el meterme con cosas que, a lo mejor, no piloto. El meterme en tinglados que en un primer momento digo: «Buf, esto va a ser demasiado» y luego como que me voy metiendo e intento esforzarme y sacar lo mejor de mí.

Con respecto a la inspiración es un poco lo que te decía antes, a mí me gusta fijarme en el entorno y en todo, tanto cuando estaba en la playa allí en los charcos o mientras estoy en Gran Vía y miro los carteles que hay. No sé, me gusta recibir del entorno y filtrarlo por mi piedra y hacer cosas. Me gusta no estar parado, el no estar quieto, siempre estoy dándole vueltas a lo próximo que voy a hacer y también me gusta el llevarme la contraria, hacerlo de una forma o de otra y experimentar, jugar, sino me aburro.

En tu tema Grand Cherokee nos planteas un final con dos posibilidades, algo que nadie se esperaba, ¿En qué momento decidiste eso y por qué en ese corte? 

Por una parte la canción en un principio era más larga, era como de cuatro minutos o así. Ese último minuto, al final, teniendo ya la idea del vídeo, lo recorté e hice dos letras cambiadas junto con la instrumental. Esto, además, se reforzó con el visual cortando por lo sano la canción para que ganar fuerza.

¿Cómo fue el proceso de creación de los cuatro temas? ¿Estaba todo ya pensado o fue surgiendo sobre la marcha?

En cuanto a la forma de hacerlo, con lo que te comentaba en la primera pregunta de que Hipi Hapa y Parafernalio fue más collage, se cogieron las canciones y se juntaron en un disco. En cambio, en este último ya tenía hechas las canciones antes de meterme con los vídeos y el resto lo hice con la idea de que quería algo más compacto. En parte por hacerlo con el mismo productor, que creo que las bases, el sonido y todo está más empastado. Las canciones, realmente, las tenía hechas menos la última, la cual me pasó la base Nico teniendo ya las otras tres canciones, que queríamos hacerle una cuarta, y me pasó el reggaetunning ese y digo: «mejor manera que acabar el disco no hay».

Por otro lado, se habla que el verano comienza oficialmente cuando Locoplaya saca tema ¿Hay algo por ahí que nos puedas adelantar para los más ansiosos?

Efectivamente, ya se acerca el buen clima, las altas temperaturas, se van las borrascas y llegan los anticiclones y estamos ahí preparando cositas de Locoplaya. Este verano vamos a sacar ahí bastantes cosas. Ya hemos estado grabando bastantes temas y bueno, todavía no sabemos cuando lo vamos a sacar ni de que manera pero en breve. De aquí a verano tendrán un refrigerio de Locoplaya seguro.

¿Hay algo que eches en falta cuando giras solo?

Bueno, realmente nunca giro solo del todo, porque siempre voy con Dj Pimp, mi compañero de batallas para todos lados. Pero bueno, sí que es verdad que cuando voy con Locoplaya y con el equipo entero con Patri y con Uge pues uno vacila más y se lo pasa mejor. Pero vamos, echar en falta más bien al contrario, estoy muy contento de poder estar para aquí y para allá haciendo conciertos, que la gente vaya y se lo pase bien, que sientan esa energía en los directos, tanto en salas pequeñitas, en festivales, el haber podido ir también a Sudamérica, el cantar en un montón de países. Yo estoy vamos, completamente agradecido de estar haciendo lo que me gusta y sentir esa energía de la gente.

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Novedades semanales.

+ Artículos relacionados